LA SEDUCTORA

Esta historia sucedió a inicio del siglo XVIII, en la capital de la Nueva España, donde vivió una bellísima mujer con un cuerpo escultural y muy deseada por cuanto hombre la veía, pero envidiada por las mujeres.

Esta mujer, fue una gran actriz y cantante, ya que dominaba muy bien sus géneros artísticos, y con sus movimientos sexuales y seductores los hombres quedaban enamorados de ella, y odiada por la mayoría de las mujeres, las cuales ya pensaban como perjudicarla.

La mujer era muy bella, pero como persona era una mujer muy altanera, arrogante y mandaba a toda persona que se le pusiera enfrente, ya fuera hombre o mujer, por tal razón las personas que la conocían bien o le servían la odiaban y si podían hablar de ella lo hacían, además de que no inventaban nada, ya que la mujer tenía los amantes que ella deseaba, y escogía a los más ricos y sobre todo que pertenecieran a la aristocracia.

La mujer era muy rica, ya que ganaba muy bien por sus actuaciones en público, pero ganaba mucho más con los regalos económicos que le daban sus amigos y sus amantes, cuando un hombre pedía sus favores ella se los concedía, siempre y cuando le dieran lo que ella pedía, que eran alhajas, vestidos y hasta grandes mansiones de las que ella disponía cuando lo deseaba.

La mujer era considerada la más rica y mejor vestida de la capital de la Nueva España, pero como dijimos antes, tenía muchos enemigos hombres y mujeres, los cuales no la bajaban de ser una mujer ambiciosa y de ser una perdida, pero que por más que buscaban que la santa Inquisición la aprendiera no lo lograban, ya que la mujer también era amante de algunos personajes de la Santa Inquisición, se supo que también dio sus favores al virrey de esa época, el cual fue destituido por esa razón, ya que la mujer por eso se sentía con muchas influencias y nadie le podía hacer nada.

Con la destitución del virrey, el Santo Oficio cambió la postura hacia la mujer y esta quedo desprotegida, tanto del virrey como de ellos mismos, por tal motivo todas las acusaciones que habían en su contra la llevaron a ser apresada y llevarla a la corte del la Santa Inquisición.

Como la mujer tenía tantos enemigos, las acusaciones que tenía en su contra  y por las supersticiones de la gente de esa época aumentaron, ya que la acusaban de embrujar a los hombres con sus ojos, decían que la mujer solo los miraba y quedaban encantados, ya que sus ojos eran los que le servían para embrujar a quien miraba.

Los verdugos al saber eso, cuando fueron aprenderla le taparon los ojos con una venda para que no los fuera a embrujar o hechizar.

Así que pasando unos días la pobre mujer sufrió la injusticia de los hombres, ya que contaron que la mujer sufrió la mutilación de sus pechos, como era lógico los gritos de dolor que lanzaba la mujer eran estremecedores, ella gritaba por ayuda, pero no había nadie que pudiera interceder por su agonía, los verdugos se ensañaron con la pobre mujer, porque muchos de ellos buscaron sus favores y nunca lograron que ella les hiciera caso, en su tormento le metieron hierros candentes por su sexo, la mujer no dejaba de gritar, pidiendo piedad y clemencia, pero nada de eso sirvió ya que sus verdugos aparte del daño que estaba sufriendo le gritaban toda clase de insultos y burlándose de ella, diciéndole que donde había quedado esa mujer altanera y bella, a ellos no les importo verla gritar con su rostro lleno de lagrimas buscando compasión.

La pobre mujer, murió desangrándose por la tortura recibida y su bello cuerpo quedo desgarrado por tanto golpe recibido, de toda su fortuna y todos sus bienes pasaron a poder de la Santa Inquisición, con esto se demostró lo crueles que podían ser los inquisidores y el abuso que cometían.

Las mujeres y hombres que supieron de la trágica muerte de la mujer sintieron remordimiento, ya que admitieron haberla acusado de bruja o hechicera por envidia.

Total Page Visits: 766 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: