Escrito XLII

Aquel caminante, dueño del mundo y de los cielos, tan solo espera el momento oportuno de otorgar más amor y perdón absoluto, aun con la esperanza de que cada uno entienda el por que tiene que regresar.