LOS MUERTOS

Esta leyenda es contada y recordada sobre todo en día de muertos, ya que no es una sino muchas las historias que se cuentan en este día de muertos.

En esta historia se conto que vivió un hombre muy enojón y que todo le parecía mal, todo lo contrario de su esposa y de sus dos hijas, las cuales eran muy creyentes y les gustaba respetar las creencias que existen en nuestro país de México, sobre todo para el día de muertos.

La señora y sus hijas respetaban mucho el día de muertos y les gustaba poner la ofrenda para todos los muertos, ellas tenían poco de haber perdido a los padres de su esposo por lo que le pidieron opinión de que iban hacer para ofrecer a sus padres muertos.

El hombre enojado y molesto, les dijo furibundo

-Que les vas a poner, si ya están muertos la fregada muerte ya se los llevo, que quieres que traguen si ya no están en este mundo, no sean tontas, eso es mentira, es de gente tonta, sabes que les vas a poner a mis padres en su ofrenda, en lugar de velas ponles unos palos negros encendidos y olvídate de todo lo demás, no es necesario gastar.

Las pobres mujeres molestas hicieron lo que su esposo les dijo y se fueron a la iglesia.  El hombre se fue al panteón a visitar a sus padres y lo que vio lo sorprendió, ya que lo que vio eran las almas que salían de sus tumbas y disfrutaban de los manjares que sus deudos habían puesto en sus ofrendas y lo que vio al llegar a la tumba de sus padres lo lleno de remordimiento y pidiéndoles perdón se arrodillo ya que las almas de sus padres lloraban lastimeramente ya que ellos lo único que hacían era con las velas que no eran más que los palos encendidos los cuales los pobres muertos tallaban su cuerpo con los palos encendidos y por eso eran los lastimeros lamentos.

El hombre arrepentido salió corriendo del panteón y llego a su casa casi sin aliento, contándole lo que había visto en el panteón y que estaba arrepentido de lo que decía de los muertos, y diciéndole a su esposa e hijas que pronto hicieran una gran ofrenda para sus padres y que ya jamás le preguntaran que iban a poner en la ofrenda, que ellas pusieran lo que era necesario y que no faltaran las velas, después de decir esto el hombre se fue acostar, ya que se sentía muy cansado.

Las mujeres rápidamente y muy contentas pusieron la ofrenda para los muertos, Pusieron pan, tamales, mole fruta, dulces etc. y después de terminar fueron a llamar a su esposo el cual se encontraba muy dormido y por más que lo llamaban no respondía, hasta que decidieron ir a buscarlo y la sorpresa que se encontraron fue que el hombre no estaba dormido sino muerto, lo encontraron con una expresión de miedo pero a la vez con sus manos como si estuviera  pidiendo perdón a alguien.

Las mujeres pensaron al momento, fueron sus padres que vinieron por él, por haber sido tan insensible, quien lo iba a pensar que esta ofrenda que pusimos, iba a ser para el mismo que nos pidió en último momento.  Que Dios y sus Padres lo hayan perdonado. Así como esta historia hay muchas que se cuentan en estas fechas de muertos.

Total Page Visits: 767 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: