LA MUJER QUE ENTERRARON VIVA

Esta historia sucedió por los años de 1800 y sucedió en Guadalajara, Jal. México, una historia aterradora, ya que narra los malos sentimientos de tres hijos desnaturalizados.

Por esos años, nació una niña hermosa, la cual desde su nacimiento fue dada en matrimonio a un joven que en ese tiempo contaba con veinte años de edad.

Paso el tiempo los padres de esta niña murieron en un accidente, quedando la niña  huérfana a la edad de 13 años, pero como ella desde que nació estaba dada en matrimonio con el joven mayor, no tuvo más remedio que cumplir el compromiso que sus papas habían dado, y cumplió casándose con un hombre mucho mayor que ella.

La niña al quedar huérfana, quedo con una gran fortuna por lo que el hombre con el que se caso dejo de trabajar y se dedico a gastar el dinero de su esposa en mujeres y vino por lo que la pobre joven empezó a sufrir los malos tratos de su esposo ya que como llegaba tomado buscaba cualquier motivo para golpearla sin importar si ella se encontraba embarazada, así que ella sufrió un calvario en compañía de ese hombre malo y despiadado.   Un día el hombre por el exceso del alcohol murió, dejando a su esposa con sus hijos.

De ese matrimonio nacieron tres hijos varones, los cuales albergaban en su pecho mucha avaricia y malos sentimientos. 

Como dijimos antes, esta mujer era inmensamente rica y sus hijos no tardaron en querer despojarla de su dinero, y empezaron a tramar como hacerlo.  Pero una mañana al ver que ella no bajaba de sus aposentos, subieron y descubrieron que su madre estaba muerta, los tres brincaron de júbilo, diciendo los tres al mismo tiempo

–Bravo, bravo, no tuvimos que hacer nada, nuestra madre ya murió y los tres somos herederos de una gran fortuna, la que vamos a gastar a nuestro gusto, jajaja.—

Los tres jóvenes iban a meterla dentro del ataúd, cuando de pronto su madre despertó con un fuerte dolor de cabeza, la mujer había sufrido un ataque de catalepsia y los tres jóvenes en su rostro se reflejo el mal humor y desencanto de ver a su madre viva.

La madre les pregunto porque la querían enterrar viva, y   ellos contestaron que como no despertaba y no mostraba signos de respirar habían creído que estaba muerta.

Los tres jóvenes en la biblioteca de la casa empezaron hablar de cómo deshacerse de su madre sin que la gente sospechara nada de ellos. Y empezaron a decir que en el siguiente ataque de su madre y que vieran que no  despertaba la iban a enterrar lo más pronto posible, para que si despertaba ella ya iba estar tres metros bajo tierra,  los tres quedaron de acuerdo con una sonrisa en su rostro con  esa macabra idea y en todo momento que la veían descansar iban a cerciorarse si no estaba bajo su ataque de catalepsia.

Pasaron varios días sin que la mujer sufriera ese sueño profundo y los tres jóvenes ya estaban desesperados hasta que llego el día que su madre no se levanto como acostumbraba y de inmediato subieron a su habitación para ver si dormía y sucedió por más que la zarandearon la pobre mujer no daba señas de vida y de inmediato la enteraron, a todos dijeron que su madre había muerto y que su última voluntad había sido que la enteraran de inmediato.   Y así  lo hicieron los tres malvados hijos los cuales disimularon muy bien el dolor que no sentían, pero que dentro de cada uno estaban felices, viéndose ya disfrutando del dinero de su madre.

Pero estos hijos malditos, no contaron que por la noche en el panteón se empezaron a oír ruidos y lamentos, el cuidador del panteón no alcanzaba a distinguir de donde salían esos lamentos y  ruidos por lo que pasaron varios días en cada noche se escuchaban esos ruidos y lamentos, el hombre del panteón sin miedo alguno se dedico a escuchar con más cuidado para ver si encontraba de donde salían esos lamentos y ruidos, hasta que llego a la tumba de la mujer que había sido enterrada por sus hijos.

El hombre de inmediato empezó a escarbar hasta llegar a la caja y  cuál sería su sorpresa que la caja estaba semi abierta y con una mano fuera toda lastimada, cuando logro abrir el ataúd descubrió que la mujer que se encontraba dentro estaba muerta pero que antes de morir había sufrido mucho al tratar de salir de ahí.

De pronto el hombre quedo paralizado al escuchar la voz de la muerta diciéndole, que él iba a ser testigo de su testamento y que su deseo era que toda su fortuna iba para gente necesitada, enfermos y niños desamparados,  etc., pero que a sus tres hijos no se les diera ni la mitad de una moneda, ya que eran unos hijos malditos que la habían enterrado viva.

Y así fue los tres jóvenes quedaron sin nada de la herencia de su madre, y los tres murieron jóvenes, dos de ellos murieron de un paro cardiaco y el tercero murió en la calle como cualquier limosnero sin familia y con hambre.

Total Page Visits: 1106 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: