Han surgido nuevos hallazgos sobre cinco lunas diminutas ubicadas en y cerca de los anillos de Saturno. Los sobrevuelos más cercanos de la nave espacial Cassini de la NASA revelan que las superficies de estas lunas inusuales están cubiertas con material de los anillos del planeta, y de partículas heladas que salen de la luna más grande de Saturno, Enceladus. El trabajo pinta una imagen de los procesos en competencia que dan forma a estas mini lunas.

“Los atrevidos y cercanos sobrevuelos de estas extrañas lunas nos permiten observar cómo interactúan con los anillos de Saturno”, dijo Bonnie Buratti, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Buratti dirigió un equipo de 35 coautores que publicaron su trabajo en la revista Science el 28 de marzo. “Estamos viendo más pruebas de cuán extremadamente activo y dinámico es el sistema de anillos y la luna de Saturno”.

La nueva investigación, a partir de los datos recopilados por seis de los instrumentos de Cassini antes de su misión finalizada en 2017, es una clara confirmación de que el polvo y el hielo de los anillos se acumulan en las lunas incrustadas dentro y cerca de los anillos.

Los científicos también encontraron que las superficies lunares eran altamente porosas, lo que confirma aún más que se formaron en múltiples etapas a medida que el material del anillo se asentaba en núcleos más densos que podrían ser restos de un objeto más grande que se rompió. La porosidad también ayuda a explicar su forma: en lugar de ser esféricas, son similares a raviolis, con material pegado alrededor de sus ecuadores.

“Encontramos que estas lunas están recogiendo partículas de hielo y polvo de los anillos para formar las faldas pequeñas alrededor de sus ecuadores”, dijo Buratti. “Un cuerpo más denso tendría más forma de bola porque la gravedad atraería el material”.

“Quizás este proceso se está realizando a lo largo de los anillos, y las partículas de anillo más grandes también están acrecentando el material del anillo a su alrededor. Las vistas detalladas de estas pequeñas lunas de anillo pueden darnos más información sobre el comportamiento de las partículas de anillo en sí”, dijo Linda, científica del Proyecto Cassini. Spilker, también en JPL.

De los satélites estudiados, las superficies de los más cercanos a Saturno, Daphnis y Pan, son las más alteradas por los materiales de los anillos. Las superficies de las lunas Atlas, Prometheus y Pandora, más alejadas de Saturno, también tienen material de anillo, pero también están recubiertas con las brillantes partículas heladas y el vapor de agua de la pluma que sale de Enceladus. (Un amplio anillo externo de Saturno, conocido como el anillo E, está formado por el material helado que se expande desde el penacho de Encelado).

La pieza clave del rompecabezas era un conjunto de datos del espectrómetro de cartografía visible e infrarrojo de Cassini (VIMS), que recogía la luz visible para el ojo humano y también la luz infrarroja de longitudes de onda más largas. Fue la primera vez que Cassini estuvo lo suficientemente cerca como para crear un mapa espectral de la superficie del interior de la luna Pan. Al analizar los espectros, VIMS pudo aprender sobre la composición de los materiales en las cinco lunas.

VIMS vio que las lunas de anillo más cercanas a Saturno aparecen más rojas, similar al color de los anillos principales. Los científicos aún no conocen la composición exacta del material que parece rojo, pero creen que es probable que sea una mezcla de materia orgánica y hierro.

Las lunas justo fuera de los anillos principales, por otro lado, parecen más azules, similar a la luz de las plumas heladas de Encelado.

Los seis sobrevuelos de las lunas de anillo, realizados entre diciembre de 2016 y abril de 2017, activaron todos los instrumentos ópticos de detección remota de Cassini que estudian el espectro electromagnético. Trabajaron junto con los instrumentos que examinaron el polvo, el plasma y los campos magnéticos y cómo esos elementos interactúan con las lunas.

Quedan preguntas, incluyendo qué provocó la formación de las lunas. Los científicos usarán los nuevos datos para modelar escenarios y podrían aplicar la información a las lunas pequeñas alrededor de otros planetas y posiblemente incluso a los asteroides.

“¿Alguna de las lunas de los planetas gigantes de hielo Urano y Neptuno interactúan con sus anillos más delgados para formar características similares a las de las lunas de los anillos de Saturno?” Preguntó Buratti. “Estas son preguntas a ser respondidas por misiones futuras”.

Imagen: NASA

Total Page Visits: 1097 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: