FAMILIA ENJUICIADA POR EL PUEBLO

Esta historia fue relatada por el siglo XVII, en esa época la gente vivía con la zozobra de que la Santa Inquisición entrara a su casa para acusarlos de herejía o de algo que inventaran los inquisidores.

En ese tiempo vivió una familia judía, la cual fue sentenciada por la Santa Inquisición solo por ser judíos y no llevar la religión católica, entre esa familia, solo un miembro de la misma salvo la vida, ya que aunque estuvo encarcelado, al cabo de unos días logro salir de ella, ya que había prometido dejar su religión y convertirse en católico

Cuando salió de la cárcel, pudo ver que no había quedado de su familia nadie más que él, y que de sus parientes y amigos todos habían muerto por la misma causa que sus padres.

Con el paso de los años el joven judío, pudo rehacer su vida y se caso con una bella joven, y tuvieron dos hijos varones.

Como su familia se habían dedicado al comercio, el por su honradez y dedicación se dedicó a lo  mismo, el era un hombre muy generoso y siempre ayudaba al que lo necesitaba y su vida transcurrió con mucha tranquilidad, solo que el practicaba su religión a escondidas de todos, incluyendo a su familia.

Como buen judío para los negocios, sus negocios crecieron y llego a tener una muy buena fortuna.  Pero por desgracia, esa buena suerte y la fortuna que ya tenía el hombre, despertó la codicia de los inquisidores, quienes para poder apoderarse de sus bienes y fortuna, inventaron que toda la familia practicaba brujería y que además mancillaban las imágenes sagradas de los católicos.

Los inquisidores empezaron a gritar que los habían detenido por mancillar las imágenes santas de los católicos, que las escupían y se burlaban de ellas.

Esto provocó que la gente se enardeciera y pedían que castigaran y  los juzgaran, pero los malvados inquisidores pretendían torturarlos  antes de matarlos, así que lo primero que hicieron fue quitarles toda su ropa y dejarlos desnudos y como en ese tiempo era muy común que los inquisidores gozaban quemando a los prisioneros con un hierros al rojo vivo sus partes intimas y para después de hacer esas atrocidades así desnudos los llevaron a una plaza pública

A los pobres prisiones al llegar a la plaza, los pusieron en un cepo (un instrumento donde les aprisionaban los pies y manos), y la multitud se encargo de de insultarlos, pegarles, escupirlos, la pobre familia sufrió los más grandes improperios  y humillaciones y ahí quedaron expuestos todo un día. 

Al otro día la Santa Inquisición les perdono la vida, ya que aunque los  torturaron no pudieron comprobarles nada y los dejaron en libertad, pero como lo que provoco el sufrimiento de la pobre familia, era su fortuna,  les confiscaron sus bienes, dejándoles solo su casa. Los cuatro miembros de la familia regresaron a su casa, pero nunca más nadie los volvió a ver, se conto que la familia murió de tristeza, otros más decían que se habían quitado la vida por todo lo que les había pasado, pero también esa casa quedo abandonada por mucho tiempo, ya que decían que la familia se aparecía por los noches y hasta en el día, gritando que ellos no habían hecho nada, así que mucha gente evitaba pasar por las calles de la casa abandonada.

Total Page Visits: 586 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: