Nació el 1º. De diciembre de 1949, en Río Negro, Medellín, Colombia, en una comunidad campesina conocida como el Tablazo, cercana al departamento de Antoquia.

Curso estudios de  bachillerato en una escuela de Medellín, fue hijo de un administrador de fincas, dedicadas a la agricultura, llamado Abel de Jesús  Escobar y una maestra rural, llamada Hermida Gaviria.  Según testimonio de su madre se retiro del colegio al ver que su padre ya viejo no tenía como mantener el sustento para la familia.

Y así se inició en diferentes trabajos como lavado de coches, o ayudando en los mercados, también  fue criador de vacas, de ahí paso a roba coches y luego matón a sueldo.

Su carrera delictiva se  inicio con la compra de objetos robados y el contrabando a pequeña escala, hasta que se introdujo en el tráfico de marihuana y finalmente en el de la cocaína, en 1976, fue detenido con 19 kilos de cocaína, y su caso fue sobreseído ( o sea que no le hicieron nada).

Como ya vimos Escobar, comenzó a baja escala su carrera delictiva, incursionando en terrenos altamente prohibidos pero con una lanza ascendente que lo hizo llegar a ser el hombre más rico del mundo.

Escobar a lo largo de su carrera criminal, siempre se valió de una extraña mezcla de violencia, sangre, paternalismo y filantropía para lograr sus fines, ya que por un lado eliminaba sin piedad a sus competidores, ordenando asesinatos, estimulando intrigas o conspirando contra figuras influyentes de la política o del gobierno, y por otro lado, regalaba sándwiches a los menesterosos, erigía casas para los pobres de Medellín o les construía canchas deportivas para los niños de los tugurios, lo que le proporcionaba un fuerte apoyo popular en los barrios pobres de la ciudad.  También construyó varias iglesias y todo se debió a los ingresos de la “Coca”

Pronto se involucro en el tráfico de estupefacientes, hacia los Estados Unidos, se vio envuelto en el secuestro y homicidio del industrial Diego Echevarría Misas, en 1971, y del capo del narcotráfico Fabio Restrepo, en 1975, primero actuaba como intermediario que compraba la pasta de la “coca” en Colombia, Bolivia, Perú, y luego se las vendía a traficantes que la llevaban a Estados Unidos, en la década de 1970, se convirtió en una pieza clave para el tráfico internacional de la cocaína.

Asociado con Gonzalo Rodríguez  Gacha, Carlos Lehder, Jorge Luis Ochoa y sus hermanos Fabio y Juan David, fundó el cartel de Medellín,  aunque nunca se discutió su liderazgo en el grupo, el se adueño de pistas, rutas, laboratorios y monopolizó el comercio ilegal desde la producción hasta el consumo.

Escobar pronto llegaría acumular una fortuna superior a los tres mil millones de dólares, según la revista “Forbes”, lo situó entre los hombres más ricos del mundo, así mismo fue considerado como uno de los mayores criminales de la historia y además, fue el más poderoso narcotraficante de Colombia.

No obstante, su mala reputación no impidió que Escobar pudiese ascender a un cargo político, ya que en la década de los ochentas fue elegido representante a la cámara suplente, para el congreso de la República Colombiana.

Al ingresar a la política, comenzaron las controversias y las distintas oposiciones de diversos sectores, generando un sinfín de protestas ante la evidente corrupción política del país, esto sucedió en 1982, cuando fue elegido como congresista suplente.

El periodista Guillermo Cano, que en esa época ejercía como editor del diario “El Espectador”, junto al ministro de justicia, Rodrigo Lara Bonilla, comenzarón una investigación para conocer el origen real de la fortuna de Escobar.

Gracias a estas investigaciones se conoció la verdadera actividad de Escobar, y debido a ello, fue expulsado del congreso en 1984, inmediatamente el narcotraficante envió a sus sicarios para que asesinaran al periodista Guillermo Cano y al ministro Rodrigo Lara Bonilla.

A partir del aquel momento, comenzó en Colombia el periodo denominado el “Narco Terrorismo”, que en definitiva fue la guerra personal del  Pablo Escobar, contra el estado colombiano, que en ese momento se encontraba auxiliado por el gobierno de Ronald Reagan, presidente norteamericano y que había iniciado una campaña contra el narcotráfico en la región.

Dentro de esta guerra, existió un fatídico día que es recordado por todos los colombianos y fue el 6 de noviembre de 1985, ese día Pablo Escobar, dio uno de sus golpes más duros dentro del corazón del poder judicial de Colombia.  Ese día, el palacio de justicia, sede del tribunal supremo, fue asaltado de forma violenta por un grupo de sicarios enviados por Pablo Escobar, y dieron como resultado la muerte de 94 personas, once de las cuales eran altos magistrados del tribunal de justicia de Colombia.

Durante el período del narcoterrorismo que desató Escobar, se cometieron hechos aberrantes que terminaron con la vida de gente inocente, pero además entre sus crímenes más notorios está el asesinato del director de  periódico “El Espectador” Guillermo Cano el del pre-candidato presidencial Luis Cano Galán, y los atentados para cobrarse la vida de los políticos que no le convenían que llegaran al poder.

Uno de los  atentados graves que tuvo lugar el 27 de noviembre de 1989, cuando hizo estallar el vuelo 203 de Avianca, con el objetivo de matar al entonces candidato Cesar Gaviria, y que dejo un saldo de 107 muertes,  por azares del destino ese día no abordo ese vuelo el candidato Cesar Gaviria.

Un mes después, Escobar envió un coche bomba para que estalle frente al edificio de “DAS”, la policía secreta colombiana, el objetivo era asesinar al director de la entidad, el Gral. Miguel Alfredo Maza Márquez, quien salió ileso, pero este atentado costo la vida a más de 70 personas.

Ante la violenta realidad, las autoridades colombianas, decidieron crear El Cuerpo Especial de la Policía Nacional, denominado “BLOQUE DE BUSQUEDA”. Cuya  misión era detener vivo o muerto a Pablo Escobar.

Luego de varios meses de intensas tareas de inteligencia y una intensa investigación, el cuerpo especial, logró hallar el paradero del narcotraficante, precisamente el 2 de diciembre de 1993, fue abatido por la policía después de presentar pelea a balazos, el fue muerto en la parte superior de una de sus casas en Medellín.

Esta considerado el mayor  criminal en la historia de Colombia, donde las autoridades vincula al asesinato de más de 10.000 personas (su principal sicario y brazo derecho John Jairo Velázquez Vásquez, alias POPEYE,  le vinculan más de 5.500 asesinatos).

Siendo senador por alternativa liberal, fue invitado en 1982 a la toma de posesión de Felipe González, el tercer presidente de la España democrática post – franquista, por el empresario español Enrique Sarasola, quien tenía importantes negocios en Medellín.

Como olvidar que tras amedrentar a los gobiernos de Virgilio Barco (1986-1990), y de Cesar Gaviria (sucesor de Barco en 1990), mediante la violencia y debido a la mediación del padre Rafael García Herreros, se entrego a la justicia colombiana en junio de 1991, con la condición de no ser extraditado a los Estados Unidos, (para lo cual se realizó una reforma a la constitución de Colombia), fue recluido en la  Catedral, una cárcel en el municipio de Envilgado.

Dotado con todo tipo de lujos, según las especificaciones del Pablo Escobar, y desde donde siguió delinquiendo, ejecutando incluso a viejos compañeros de mafia en sus instalaciones, como los hermanos Moncada y los Galeano, el 20 de julio de 1992, se fugo tranquilamente tras haberse enterado de que iba a ser cambiado de prisión.

Tras la fuga de Escobar, las autoridades colombianas crearon el BLOQUE DE BUSQUEDA, un grupo conformado por la policía nacional, el ejército y los cuerpos antidroga de Estados Unidos, este equipo se dio a la tarea de localizar a Escobar, hasta que después de 17 meses de intensas labores de inteligencia, el 2 de  diciembre de 1993, consiguió rastrear seis llamadas que Escobar le hizo a su hijo, y así se escribió su muerte ese 2 de diciembre,  no obstante existen varias hipótesis sobre que al verse herido prefirió pegarse un tiro en la oreja izquierda.

La muerte de Pablo Escobar, genero distintas reacciones:

Su familia y sus protegidos, lloraron su muerte, y a su entierro asistieron miles de personas, en su mayoría de los barrios pobres de Medellín, pero la prensa y el gobierno lo consideraron un triunfo en la lucha contra las drogas y el principio del fin del tráfico de drogas lo cual no ha sido así.

También vale la pena recordar que la revista “Semana de Bogotá”, la cual describía así la  huella dejada por Escobar en Colombia, y decía lo siguiente.  NO DEJO GOBERNAR A TRES PRESIDENTES, TRASFORMO EL LENGUAJE, LA CULTURA, LA FISONOMIA Y LA ECONOMIA DE MEDELLIN Y DEL PAIS, ANTES DE PABLO ESCOBAR, LOS COLOMBIANOS DESCONOCIAN LA PALABRA “SICARIIO”.

Antes de Pablo Escobar, Medellín era considerada un paraíso, antes de Pablo Escobar, el mundo conocía a Colombia como la tierra del café, y antes de Pablo Escobar, nadie pensaba que en Colombia pudiera explotar una bomba en un supermercado o en un avión en vuelo, por cuenta de Pablo Escobar hay carros blindados en Colombia y las necesidades de seguridad modificaran la arquitectura, por cuenta de él se cambió el sistema judicial, se replanteó la  política penitenciaria y hasta el diseño de las prisiones y se transformaron las fuerzas armadas.  Pablo Escobar descubrió más que ningún antecesor que la muerte puede ser el mayor instrumento de poder.

La familia de Pablo Escobar, estuvo compuesta de su esposa María Victoria Henao, con quien se caso desde que ella tenía 15 años y tuvieron dos hijos Juan Pablo, y Manuela Escobar, actualmente radican en Buenos Aires, Argentina, único país que les dio asilo, pero tuvieron que cambiarse nombre y apellido, ahora María Victoria se llama  María Isabel Santos Caballero y Juan Pable Escobar Jr., se llama Juan Sebastián Marroquín y Manusia se llama Juana Marroquín Santos.

Otra nota importante es la cantidad de vienes que llego a tener, suena increíble nada más tengamos como referencia su hacienda Nápoles, con una dimensión de 1800 hectáreas, donde tenía 20 lagos artificiales y un zoológico con 200 animales aproximadamente desde Jirafas, elefantes, hipopótamos, no hay palabras para describir tanta abundancia en una sola persona, que por algo fue considerado el zar de la cocaína.

Hablar de Pablo Escobar, después de todo lo ya mencionado, sería como rendir un homenaje a un criminal y esa no es la finalidad, el objetivo es ver que todo lo ganado fácil, fácil se va yl no se va solo, te cobra siempre la factura y desgraciadamente los que la están pagando son los hijos que tienen que seguir con esta marca imborrable que como herencia les lego su padre, Pablo Emilio Escobar Gaviria. EL BARDO

Originally posted 2019-06-04 14:34:20.

Total Page Visits: 1216 - Today Page Visits: 2

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: