EL REGRESO DE LA ABUELA

Esta leyenda no tiene mucho que se conto, y sucedió en el estado de México, en uno de los muchos fraccionamientos que existen.

Sucedió que llego una joven y bella pareja de recién casados, los cuales se interesaron en una casa que se encontraba en dicho fraccionamiento, ya que el diseño y el lugar les agrado tanto que la bella joven al momento le dijo a su esposo

–Mira Joaquín ya no busquemos más, esta casa es bellísima y tiene todo lo que a mí me gusta, ya que cuenta con un jardín y es muy amplia, por favor mi amor, comprémosla.

Está bien mujer, veamos cuales son los requerimientos y si está en nuestras posibilidades será tuya y para nuestros futuros hijos.

Así fue, la casa que tanto gusto a la pareja, fue de ellos, y en poco tiempo fue ocupada por Joaquín y Silvia, pero desde el momento en que llegaron, Silva sintió como una presencia rondaba su hermosa casa, y se lo comento a su esposo, el cual le dijo

Mira mi amor, tuvimos la suerte de ser los primeros en este fraccionamiento nuevo, debes de saber que muchas de estas casas y de los fraccionamientos están construidas en lugares que fueron haciendas las cuales muchas de ellas fueron tiradas y hechas casas, como ves todos los fraccionamientos que están alrededor de este están hechos en lugares similares.

Silvia ya no dijo nada, pero ella seguía sintiendo que alguien o algo estaban en su casa.  Con el paso de los días ya fuera de día o de noche, la joven veía como cosas que ella había puesto de adornos en su casa caían al suelo sin motivo, y lo que más la asustaba era que de momento se veía una sombra que atravesaba la puerta saliendo al jardín.

Por las noches esa presencia la sentía más fuerte, ya que muchas de las veces despertaba porque sentía que alguien la estaba mirando, era tanto su miedo que despertaba a su esposo sobresaltada y llorando.

Ay Joaquín yo que te pedí que compraras esta casa, y ahora desearía no estar aquí, ya que tengo miedo, cuando tú te vas a trabajar se oyen ruidos, se caen las cosas, en un principio creí que era el enorme gato negro que aparece de repente y me asusta ya que anda detrás de mí como si me estuviera asechando y con sus ojos rojos que brillan pero que dan miedo.

Silvia, le dice Joaquín, no te dije que estas casas son terrenos muy viejos donde existían haciendas destruidas, son ruidos naturales , no tengas miedo,  según me dijo el agente de ventas  que ya pronto van a venir a vivir más personas y así te vas a sentir a gusto y acompañada.

A la mañana siguiente al salir al jardín vio al hombre que cuidaba el fraccionamiento y le dijo-

-Oiga don Anselmo, el gato negro que entra a mi casa es de Ud., si es así no lo deje salir, ya que entra a mi casa y tira cosas en mi casa.

El hombre abrió los ojos con asombro y le contesto diciéndole que él no tenía ningún gato pero que iba a buscar a ese animal y lo llevaría lejos.  Al mismo tiempo el hombre le dice a Silvia, usted recibe visitas a diferentes horas del día y por la noche se ve salir a una mujer de su casa, lo raro es que le hablo y no me contesta y se va caminando hacía el terreno baldío que se encuentra fuera del fraccionamiento, no la he seguido porque aunque sé que es una mujer, y no le he visto el rostro, me infunde cierto temor y como ya es de noche mejor lo dejo así, nada más que se lo comento a Ud., para que si es una visita suya le diga que no ande tan noche por ese lugar sombrío y peligroso.

Silvia al momento se sorprendió y le contesto que ella no recibe ninguna visita desde que se mudo a su casa y mucho menos de noche, los únicos que están en mi casa es mi esposo y yo.

Mire señora, le platicare lo que los albañiles que estuvieron trabajando en este predio me contaron, créalo  o no, pero usted no es la primera persona que me cuenta de cosas que se caen sin motivo y de la visita de una mujer de negro que en muchas ocasiones se les aparecieron a ellos.

Según los trabajadores me contaron que esta hacienda era de una mujer muy vieja y que como no tenia parientes cercanos para  ella su única compañía  era un gato negro enorme, el cual la seguía por donde ella estuviera.  Pero cuentan que de momento le llego un sobrino de aspecto malévolo el cual se quedo con todos estos terrenos inclusive la hacienda que aquí estaba, pero que al poco tiempo de su llegada a la vieja ya nadie la volvió a ver y el sobrino hizo fraccionamiento, el cual como usted ve es muy grande.

Estaban tan entretenidos en la plática que no vieron llegar al hombre que les vendió la casa y con voz molesta se dirigió al jardinero y cuidador del predio.

Que tantas patrañas estas contándole a la señora Anselmo, que no vez que vas asustar a la señora, ya te he dicho que no creas esas historias que los albañiles te contaron, aquí no hay aparecidos ni nada por el estilo así es que retírate y que sea la última vez que escucho que espantas a los inquilinos, y usted señora Silvia no haga caso de chismes y de historias que no son ciertas.

Don Anselmo antes de retirarse le contesto a su patrón.-Pues serán historias pero yo también he visto a esa mujer encorvada que sale de la casa de la señora y se dirige a ese paramo, y le señala el lugar que antes le había dicho a Silvia y se retiro hablando entre dientes.

Silvia se dirige a su casa en compañía del hombre y le va diciendo lo que pasa en su casa,

__lo que dijo Anselmo  es cierto, yo he visto esa sombra de la mujer vestida de negro, y por la noche cuando estoy dormida he despertado por la sensación de que alguien me mira y al m omento en que abro los ojos la mujer da la vuelta y sale tan rápido que no la puedo alcanzar y se dirige al lugar que nos señalo Anselmo, su rostro no lo he visto pero me imagino que es una mujer anciana por la forma de su cuerpo encorvado y su vestimenta de una mujer mayor.__

El hombre molesto le dice a Silvia. __  Yo soy el propietario de estos terrenos, mi abuela me los heredo y yo tome posesión de ellos  cuando ella murió, ella era una mujer muy anciana y con un carácter muy fuerte, pero ella murió tranquila y en su cama y que yo sepa aquí jamás ha habido aparecidos, todo eso son  cuentos de la gente, por favor no haga caso y quédese tranquila ya pronto tendrá vecinos, hasta luego y saludos a su esposo.

El hombre molesto se dirigió a la casita de don Anselmo y al verlo le reclamo por lo que estaba contando referente a la aparición y le dijo. __Si tú sigues con esos cuentos te vas a ir de aquí ya me tienes fastidiado con esos cuentos, así es que tú dices o te cayas o te vas.

Don Anselmo le contesto al hombre, __ pues usted dirá lo que quiera, pero lo que la señora Silvia y yo hemos visto no son invenciones, la mujer que aparece vestida de negro y encorvada es cierto y le diré más patrón la mujer se queda parada en ese lugar y con sus manos indica ese lugar, yo la he visto y por eso no me acerco a ese lugar que para mí está maldito.  El hombre molesto le dijo   -__me quedare esta noche cerca de aquí y veré que pasa.

Al llegar la noche, Joaquín y Silvia estaban cenando cuando de repente los dos sintieron como alguien los miraba y al mismo tiempo voltearon y vieron a la mujer parada en la puerta y llamándolos con sus manos.  Los dos se pusieron de pie y llamaron a la mujer diciéndole que quien era ella y que quería y sobre todo como había entrado a su casa.

La aparición no hizo caso y salió despacio de la casa para que ellos la pudieran seguir y así lo hizo la pareja, iban con miedo pero querían saber cuál era el motivo de su presencia y sobre todo quien era ella.

La pareja siguió a la aparición y Silvia empezó a llamar a don Anselmo, el cual al escuchar los gritos de Silvia salió de su casita llevando un machete en la mano, pero nadie vio que detrás de la pareja iba un hombre tras ellos,

La aparición se detuvo en el lugar que la aparición según don Anselmo se detenía y lo llamaba y allí llegaron Silvia y Joaquín, los cuales vieron como la mujer desaparecía en ese lugar.

El hombre que los había seguido era el dueño del lugar y empezó a gritarles y amenazarlos, al pobre de don Joaquín le dio un golpe tan fuerte en la cabeza que lo dejo sin conocimiento y a la pareja les empezó a decir,

__Tú Silvia fuiste la que atrajiste el fantasma de mi abuela, porque esa mujer que ustedes vieron era mi abuela una mujer tacaña, que nunca quiso darme nada de lo que ella tenía, y por eso la mate, pero antes la hice firmar el documento donde me cedía todas sus propiedades y dinero y sí aquí está enterrada y ese maldito gato que dices que ves también lo mate, ya que cuando enterré a la vieja se me fue  encima y lo mate de una patada y también está aquí enterrado, y ahora ustedes le van hacer compañía a mi abuela y a ese maldito gato.

El hombre iba a disparar a la pareja cuando de pronto sintió que algo lo jalaba y vio como un gato se le echaba encima sacándole los ojos con sus garras.  La pobre pareja quedo muda de asombro y miedo, viendo como el fantasma de la mujer jalaba al hombre dentro de la tumba quedando sepultado, el gato al igual desapareció y el lugar quedo tranquilo. Don Anselmo despertó y junto con la pareja fueron a las autoridades y contaron su macabra historia, y cuando fueron a ver el lugar vieron como el esqueleto de la mujer tenía abrazado el cuerpo de su sobrino con fuerza y el esqueleto de un gato encima del hombre, fue algo horrible que vieron las autoridades pero a partir de ese momento, Silvia  y su esposo vivieron tranquilos y felices en ese lugar y don Anselmo siguió trabajando ya sin sobresaltos ni apariciones.

Total Page Visits: 521 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: