EL ESPEJO

A mediados del siglo pasado, vivió una bella mujer, la cual su belleza era admirada por hombres y mujeres, pero para la bella mujer todo lo parecía poco ante su belleza, ella misma frente a su espejo hablaba de ella de lo hermosa que era, y que no creía poder encontrar al hombre que estuviera a su altura y belleza.

Cuando salía a la calle ella gozaba al ver la admiración que causaba su presencia ya que su atuendo que usaba era muy lujoso, ella vestía con finos vestidos y bellas joyas,  las cuales al igual que ella llamaban la atención.

Cuando llegaba a su casa lo primero que hacía era dirigirse a su alcoba y mirarse ante su espejo y volvía a decir que nadie estaba a la altura de su belleza.

Una noche, al estar frente a su fino espejo, el cual estaba rodeado de oro y piedras preciosas y hablando con él, le decía,

__Ay espejito hermoso, que no daría yo porque la imagen de mi rostro quedara inmortalizada, y que el paso del tiempo no deje huellas en mis bellos ojos y mi hermosa cara.__

Por arte de magia y sin saber cómo, ante ella se presento un hombre bello vestido con finos ropajes, el cual haciéndole una reverencia le dijo.

Hermosísima dama, escuche tu deseo y te lo puedo cumplir, tu belleza quedara en este bello espejo y la mujer que lo posea vera tu rostro y querrá ser tú. Pero para que tu belleza quede plasmada en este espejo, tendrás que darme lo que yo te pida.

La mujer, de inmediato contesto.__ Te daré lo que me pidas, con tal de que mi  belleza quede inmortalizada.__

EL hombre le sonrió sarcásticamente y sus ojos brillaron satánicamente y le dijo a la mujer.

__Tu alma, al morir tu alma será mía__

La mujer dudo por un instante, pero le dijo ¡tómala, mi alma será tuya pero que la gente a futuro conozca y vea lo bella que yo fui!

El demonio que era el hombre bello le dijo. __Dame tu mano, la joven la extendió y el con una de sus uñas le rasgo la palma de su mano y le mostro un documento el cual con su sangre dejo sellado el pacto hecho y volvió a decirle.  Con este papel queda sellado este pacto, el cual no podrás romper, y en la hora de tu muerte yo personalmente vendré por ti, al instante así como llego se fue, desapareciendo pero en esta ocasión dejando un olor nauseabundo__

La mujer con el tiempo seguía admirándose y pensando que no había mujer más bella que ella, y seguía haciendo su rutina de salir a la calle para que la gente la admirara y las mujeres la envidiaran.

Pero un día, dos hombres se le acercaron con armas punzantes y le pidieron sus joyas, ella empezó a gritar y uno de esos malandrines, le dio un golpe en su bello rostro, y el otro con su daga la hirió mortalmente en el corazón, muriendo al instante.

Los ladrones  no tomaron nada de ella, ya que una sombra negra salió  del suelo tomando la mano de la joven y llevando su alma al infierno, dejando un olor azufre.

La gente que vio el atentado no dejó de decir que ya no verían la belleza y altivez de esa mujer.  Pero también empezaron a ver que en su casa se veía la sombra de una mujer con un espejo en su mano.

Con el paso del tiempo, el espejo de la mujer llego a manos de otra joven igual de agraciada que la dueña del espejo.  Pero la jovencita empezó a tenerle miedo ya que en ocasiones, en lugar de reflejarse su rostro aparecía el rostro de otra mujer, el cual era muy bello pero que reflejaba el horror que estaba viviendo.

Llego el día que la muchacha dejo abandonado el espejo y sus padres le pidieron el porque ya no lo usaba, ya que era un espejo muy bello y costoso.

La joven les dijo.  __Es muy bello y fino, pero en muchas ocasiones, en lugar de ver mi rostro veo el de otra mujer, la cual muestra dolor y tristeza, aunque la belleza de su rostro se ve, ella también se ve que sufre.

Sus padres le dijeron que se los mostrara y la chica lo hizo, y ver y cerciorarse de que su hija decía la verdad decidieron acudir a la iglesia ante un sacerdote para que los orientara sobre ese hecho, ya que ellos al momento dijeron que ese espejo estaba embrujado.

Ante el sacerdote, y diciéndole lo que le sucedía en el espejo cada que ella se miraba, el padre  pidió le mostraran dicho espejo y al tomarlo el espejo empezó a oler azufre.

El sacerdote dijo, esto es algo demoniaco, y de inmediato saco sus instrumentos sacros y sobre todo agua vendita, y sacando un crucifico de sus ropas, roció el espejo con ella y el espejo se escapo de sus manos cayendo  al suelo  y rompiéndose en mil pedazos y a lo lejos se escucho un grito, y el lamento  de una mujer.

El sacerdote dijo, el alma que se encontraba dentro de este espejo quedo liberada, pero como seguramente, la mujer que grito hizo algún pacto con el demonio quedo sufriendo en el infierno donde permanecerá por siempre. Creo que este espejo ya quedo liberado, aunque se rompió si tu quieres lo podrás usar arreglándolo y volviéndole a poner agua bendita.

Total Page Visits: 731 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: