UNO… DOS… Y TRES POR TI

UNO
El poeta se enamoró de sólo verle por las tardes. En las noches le escribía versos y poemas sin cesar.  Se atragántaba con letras y palabras con poco sentido poético. Se ahogaba con rimas azul cielo y sonetos caramelizados. Su respirar era  sofocante, era un insulto al buen quehacer de sus pulmones. No era su falta de respiración por cuestiones anatómicas o corporales. Era por la angustia de morder palabras, para masticar y engullir las rimas que involuntarias brotaban adornando su nombre. 
 Al final lo que padeció fue su “no” definitivo.                                   


DOS
.-Qué difícil es ser la psicóloga de la familia.
“…Sí, es muy difícil porque ellos te verían con el recelo de tu cuestionamiento, Y su comportamiento distaría mucho de su normalidad”


TRES
._ ¡Órale hijo de la chingada, dame todo lo que traigas!… 
“… Pobre tipo, le entregue toda mi tristeza,  toda la frustración que llevaba conmigo, y también le entregue todas las ansias de seguir amándote”. 


 

Originally posted 2019-06-27 16:25:03.

Total Page Visits: 833 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: