Esta historia sucedió en el tiempo de la Santa Inquisición en España, en ese tiempo llego a puerto un gran buque inglés, el cual llevaba una gran carga de mercancía procedente de varios lugares de Inglaterra, pero como el capitán y toda su tripulación llegaron cansados y con más ganas de divertirse que decidió darles el día libre y descargar hasta el otro día..

El capitán decidió salir al igual que su tripulación a divertirse tomar unos tragos que les hacía falta y porque no, buscar diversión femenina.

El capitán antes de salir dijo a sus hombres.  ¡Les recuerdo que estamos en un país peligroso, y sobre todo religioso, así que les recomiendo no hacer ningún comentario sobre religión, porque puede llegar a oídos de la Santa Inquisición y nada se puede hacer contra ellos.

Así que salieron y pronto estuvieron frente a un bar, aunque ellos eran ingleses, se daban entender muy bien y  pronto todos estuvieron bebiendo y conversando con los parroquianos del lugar.

Con suficiente vino dentro del capitán y de sus hombres pronto empezaron hablar de mujeres , pero entre risas fuertes y con mucho más alcohol dentro de ellos pronto el capitán olvido sus recomendaciones y en el bullicio y con risas empezaron hablar de religión, cosa que uno de sus hombres le hacía señas de que se callara, pero el capitán tan borracho estaba que no recordaba lo que el mismo había dicho a sus tripulación  Fue tanta su osadía que entre risas fuertes el capitán se  burlo de uno de los santos más queridos en esa tierra y por más señas que le hacían sus hombres él seguía con sus burlas y llego a burlarse de los inquisidores.

Su segundo de a bordo hablándole en inglés, le dijo que se estaba exponiendo a que lo escuchara la Santa Inquisición pero el hombre en su borrachera seguía burlándose.

Como pudieron llegaron a su barco y durmieron un poco para poder desembarcar la mercancía, pero la sorpresa que se llevo el capitán fue grande cuando llegaron los de la Santa Inquisición y apresaron al capitán y al pobre hombre que le había hablado en ingles para que se callara, el hombre por más que se defendía  y decía que él no había dicho nada sobre la religión lo detuvieron y se lo llevaron junto con su capitán

El capitán como no recordaba nada de lo sucedido y el porqué de su detención, su compañero de prisión en ingles lo puso al tanto de todo  lo que había dicho la noche anterior.  Para sorpresa de toda la tripulación toda su mercancía fue confiscada y a la tripulación se le ordena se fueran, no tuvieron otro remedio que zarpar de regreso a Inglaterra.

A los dos prisioneros les dieron un castigo exagerado y horrible, ya que les pusieron un collar lleno de púas el cual se clavaba en el cuello y así desgarrar horriblemente la garganta y morir desangrados.

La tripulación llego a Inglaterra y contaron lo sucedido y como querían recuperar toda la mercancía que era muy valiosa enviaron a otro capitán para que hablara y convenciera a los inquisidores les devolvieran su mercancía.  Pero para la inquisición eso era otra ofensa y el pobre hombre fue torturado, quemándole su sexo con un hierro caliente y finalmente lo quemaron vivo.

A los hombres del nuevo capitán los obligaron a tomar la fe católica y  nunca salir de España,

Y fue cumplido su mandato de la Santa Inquisición, ya que a los pobre hombres los tenían día y noche vigilados para que no pudieran huir y cumplir con la iglesia.

Originally posted 2019-05-28 15:45:52.

Total Page Visits: 690 - Today Page Visits: 4

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: