¿Cómo saber el comienzo?, es mas como saber si el camino que llevamos es el correcto, ¿cómo saber a dónde ir?, es mas como saber en si que esta bien y que esta mal.

Preguntas como esta, mas de una vez llegan a nuestra cabeza, y la mayoría de las veces, no le encontramos una respuesta, en si ninguna vez, mas siempre reaccionamos dependiendo donde nos guié nuestro instinto, por consecuencia la mayoría de las veces erramos.

Si nos pusiéramos de igual forma como nos preguntamos, a intentar entenderlo con nuestras circunstancias o en si con nuestras acciones pasadas descubriríamos la contestación.

Es decir, cada cual tiene en sus manos la respuesta correcta, sabiéndola definir como tal.

Cuando el Hijo de mi Padre, tomó camino hacia donde nadie recuerda, o según no hay datos de su partida, el simplemente se apartó para intentar conocer los sufrimientos, así como las satisfacciones terrenales.

Mas sin en cambio, a diferencia de lo que dicen las escrituras, el Hijo de mi Padre caminó entre todos nosotros, y si preguntáramos, oiríamos las historias de las personas que fueron testigos de su infancia y juventud, descubriríamos las anécdotas mas divertidas y circunstanciales de su vida.

Descubriríamos que el Ángel Supremo, vivió y murió como humano, así como conoció todos los pecados del hombre en aquel período.

Pero, así como conoció, maravilló a otros con su belleza interna, sorprendió a los mas sabios con sus preguntas las cuales el mismo conocía la respuesta.

Muchas mujeres quedaron maravilladas con la sencillez de su belleza de alma, así como su corazón.

Y aunque no lo nombran, el Hijo de mi Padre, vino como un ser común atrayente a los ojos de cualquier ser, así como atrayente a los ojos de interesados de poder.

Mi Padre se mezcló y conoció en todos los rincones del mundo, camino, bebió, comió y vivió con muchos más, así como sus últimos 12 discípulos, a diferentes personas les otorgó diversas escrituras y enseñanzas, las cuales muchas fueron destruidas por miedo a ser señalados como herejes o, mejor dicho, miedo a saber mas que los que según saben la palabra de mi Padre.

Más otras más, están aun esperando ser descubiertas.

Busquen en todas partes y verás que escritos, así como milagros y maravillas fueron creadas por mano del Hijo de mi Padre.

En unas culturas, fue a enseñar fe en diferentes procedimientos, así como enseñar la esperanza.

En otras fue a marcar y terminar un camino de perdición.

En otras más, fue a poner la palabra de Dios ante los más sabios, así como a implorar su perdón.

En esos años de una ausencia inexistente mi Padre iluminó millones de hogares, así como encendió velas de esperanza en otros más.

Hubo ciudades previas que a sus seguidores los señalaron y ejecutaron en ojos de la comunidad como falsos profetas.

Hubo amigos de su infancia que lloraron con el Ángel Supremo por estar alejados de sus familias terrenales.

Muchas veces, intentaron hacerle un daño y protegido por hermanos ángeles, jamás pudo ser tocado.

El Hijo de mi Padre toleró caídas, soportó hambre, aguantó sed y resistió soledad, antes de enriquecer todo su ser.

Más también diré algo que jamás quieren decir, lo toman como blasfemia pero que al fin de cuentas no es malo.

Cristo conoció el verdadero amor en todas sus expresiones, y en todos los sentidos.

Por eso mismo el amor es algo supremo un verdadero regalo de mi Padre.

Jesús no fue siempre como lo ponen de serio, en si nunca fue así, el era el mejor amigo, el se quitaba sus ropas, para cubrir al friolento, así como burlaba de sus amigos.

A todos los apóstoles, no los vio como aprendices, los vio como amigos, como verdaderos amigos.

Cristo tenía gustos, así como alegrías diversas, Él jugaba y bromeaba de todo buscaba el lado feliz y alegre de la vida.

Tan es así, que cuando hablaba de la palabra de Dios Padre, había risas, le encantaba ver a los niños y hubo mas de una vez que detuvo sus palabras, por jugar y acercarse a ellos.

Detuvo muchas veces sus palabras, por bromear con el triste, así como con el enfermo.

Muchas veces con su risa curaba el dolor, y penas del alma de los presentes.

Adoraba jugar en el campo, así como adoraba conversar en la comida.

Le gustaba el vino dulce, y si podía comía con el, jamás intimó en nada negativo, es mas daba la vuelta a los problemas y de la nada se esfumaban.

El Ángel Supremo, vivió feliz y, sobre todo, aunque no le fueron otorgados las comodidades que otros tenían, el enseñó la felicidad, pero sobre todo disfrutaba lo que tenía.

Adoraba a su madre y como cualquier hijo jugaba y bromeaba con ella, mas sin en cambio aceptaba las reprimendas que se hacia acreedor, y al igual que cualquier hijo enojaba para después aceptar su error.

Nunca le faltó una sonrisa, es mas estando en la cruz, muchas veces sonrió y nunca aceptó la tristeza, por mismas razones pidió a su madre no llorar por Él, sino al contrario le pidió alegría, por que había cumplido con lo mandado por su Padre.

Cuando fue castigado y torturado en aquel calabozo oscuro y con aroma pútrefe, jamás perdió su buen humor, es mas pedía perdón por ellos, por la saña con que lo hacían.

Cuando era golpeado, siempre le pedían que les rogara por que lo dejaran de lastimar, y el simplemente decía, que hicieran lo que tenían que hacer y sonreía.

Ante Pilatos, sonrío al ver el arrepentimiento de este, sonrió al ver que lo escrito efectuándose estaba.

Al ver la cruz en la que iba a ser crucificado, sonrió por la ironía de ver una cruz, que fue hecha como Él las hacía.

Sus últimos alientos terrenales, fueron con una sonrisa.

Entonces me pregunto por qué tú no sonríes, por qué tú, siempre ves todo como un fin.

Si quitaras esa cara de angustia, de lástima y sonrieras como mi Padre y su Hijo tus respuestas serían más rápido.

Te quejas de que no has hecho nada, y que a nadie le importas, pero si supieras que mas de una vez, tus palabras le han abierto los ojos a mas de uno.

No quejes y sonríe.

Importa más una lágrima de felicidad que una lágrima de dolor.

Las circunstancias no son únicas, al igual que tus pesares muchos las sufren de igual forma, mas sin en cambio muchos antes de llorar y preocupar, piensan positivo y sonríe y después de superado, llora por felicidad.

Jamás sientas que no está mi Padre ahí.

Es mas, a veces sonríes sin razón estando solo, mas te diré que no sonríes sin razón, sonríes por que el Hijo de mi Padre está ahí, intentando bromear y hacerte dejar de lado tu dolor.

Hay veces, que pierdes la noción del tiempo estando solo, mas te diré, que no lo has perdido, simplemente mi Padre, habló a tu corazón, con mutismo celestial.

Algunas veces, en los santuarios de mi Padre, te gana la felicidad y no puedes detener esa risita, mas diré que mi Padre, está ahí intentando quitar tu pena.

Cada vez que recibís el cuerpo o palabra de mi Padre, sentís desahogo y delicia, así como ganas de sonreír, pero si ves bien, ese sentimiento es de muy adentro y es consecuencia de mi Padre.

Así que, espero que tu vida sea feliz, sea alegre, sea positiva, antes de cualquier enojo, o desesperanza.

Ninguna pena es eterna, dale más tiempo a tu felicidad, y a tus penas, la mínima atención.

Dichosos los que entiendan.

Total Page Visits: 1051 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: