EL ENOJO

Como hemos dicho en muchas ocasiones y en nuestras leyendas, el enojarse y pedir en nuestros pensamientos deseos malos, son motivos para que el maligno que siempre está al acecho busque la oportunidad para engañar y llevarse las almas de las personas con esos pensamientos negativos.

Nuestra historia comienza con la  relación de una pareja, en la cual como en muchas ocasiones las mujeres son las que están más enamoradas que el varón.

Ismael que así se llama nuestro protagonista es un joven muy apuesto, por lo que tenía muchas admiradoras y con su labia tan suelta que tenia, pues las enamoraba con facilidad, y la pobre Nora, que era el nombre de su novia tenía que sufrir las infidelidades de Ismael las cuales con mucha frecuencia ocasionaba enojos y molestias por parte de la chica.

En una de las tardes que el joven había citado a su novia para hablar con ella con referente a su relación, ya que el ya no soportaba tanto disgusto y enojo por parte de ella, y él había decidido terminar con ella, ya que entre todas sus amigas había logrado enamorarse de otra mujer.

Cuando Nora llego al lugar donde la cito Ismael, su sorpresa fue mayor al encontrarlo con una mujer muy acaramelado, al momento ella se puso a gritar y ponerse fúrica contra él y la muchacha, al momento Ismael se puso de pie y la tomo del brazo y la llevo fuera del local y molesto al igual que ella le empezó a gritar, diciéndole que todo había terminado entre ellos, ya que el ya no soportaba tanto escándalo y gritos que ella ocasionaba y que además ya no la quería, y que la mujer que estaba dentro del lugar era su novia y que con ella si pensaba casarse.

Nora le dice, –como me dices eso, tu sabes que yo te amo y te lo he demostrado muchas veces ya que te he perdonado todas tus infidelidades, no me puedes hacer esto, además con tanto tiempo que tenemos de novios, no Ismael no me puedes hacer esto. —

Ismael le dice. —Pues piensa lo  que quieras, yo ya no te quiero y además ya no te soporto, así que adiós.

Nora lo miro con tal odio, y en su pensamiento deseo que se muriera Ismael.

En ese momento, un hombre de aspecto siniestro se le presento frente a ella y le dijo con una sonrisa maléfica, —Si tu lo deseas en este momento este hombre que te hizo llorar, puede caer muerto, todo es cuestión que tu lo pidas en voz alta y veras como cae fulminado y ya jamás se levantara, pídelo y se te concederá. —

Nora le da la espalda y le dice que está loco, que eso no puede pasar.  Pero al momento el hombre con mirada siniestra estaba nuevamente frente a ella y le dice, —te demostrare que lo que digo es la verdad—  El siniestro hombre hace un ademán y diciéndole, veras como tu ex novio caerá delante de todos y parecerá que está muerto, y diciendo y haciendo el hombre hace un ademan y se empezaron a escuchar gritos dentro del café donde se encontraba Ismael, ya que éste había caído y golpeado quedando inerte en el suelo.

El hombre riendo le dice a Nora, sabes lo que Ismael le decía a la joven con la que está, le decía que tu como mujer no eras buena ni en la cama y que tu carácter es de una mujer mayor, y que por eso ya no te soportaba, ya que eres muy gritona y que siempre quieres tener la razón.

Nora al escuchar eso se enojo más y le dijo al Hombre, es verdad lo que dices, pues entonces si quiero que se muera.  El hombre con una carcajada le extendió su mano izquierda y le dijo a la joven que firmara en la palma de su mano, al momento la joven sintió un pinchazo en su dedo y empezó a brotar sangre y con sangre la joven firmo en la palma de su mano, al momento de poner su sangre la mano del hombre empezó a lanzar llamas  y el hombre reía tan fuerte y sus ojos brillaron siniestramente.  Y el pobre Ismael en ese momento murió

En ese momento Nora supo, que ese hombre era un demonio y quiso retractarse de lo que había hecho, pero el demonio le dijo que no podía hacer eso y la joven le dijo al hombre, ya que me has engañado haciendo firmar tu mano diabólica, se que te llevaras mi alma cuando yo muera pero antes debes cumplirme dos deseos.

El demonio riendo le dice — Está bien  te cumpliré dos deseos.

Muy bien dice Nora, mi primer deseo es conocer al demonio mayor, es decir tu jefe, al cual le pediré que no quiero que muera Ismael.

El demonio al momento le dice, como me pides ir al infierno y conocer a mi Jefe, eso no puede ser, nadie quiere ir al infierno es un lugar horrible lleno de tormentos y llamas, es el lugar más feo, ya que veras y escucharas gritos y lamentos jamás escuchados.

La chica le dice, tu prometiste cumplir mis deseos así que vamos al infierno quiero conocer a Satanás y poder decirle la forma en que tu trabajas y que además te pueden engañar.

Al momento el demonio le dice, –No digas eso, tarde mucho para que mi amo me dejara salir del infierno y trabajar para él fuera y llevarle almas malas y atormentadas, no pídeme otra cosa y lo hare.

Nora riendo le dice, bueno entonces llévame al instante en que encontré a Ismael con otra mujer y el pacto que hice contigo en tu mano queda borrado y no tiene validez.

El demonio echando humo por nariz y boca regresó  a Nora al instante en que entra al café y encuentra a su novio con otra mujer.  Pero está vez Nora se acerco a la mesa y le dice a Ismael,– Veo con tristeza que el amor que te ofrecí se te hizo poco, en este momento Ismael no me busques más como yo tampoco lo hare, espero que seas feliz y no engañes a esta mujer como me engañaste a mí, adiós.

El demonio vio y escucho lo que Nora dijo y desapareció enojado al no haber logrado llevarle a su amo otra alma atormentada.

Así que amigos, no hay que desear mal a nadie, ya que podemos encontrarnos con un ser maligno.

Total Page Visits: 889 - Today Page Visits: 3

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: