Nació el 27 de septiembre de 1783. Fue fusilado el 19 de julio de 1824, a la edad de 41 años, en Padilla, Tamaulipas, México.

Fue hijo de José Joaquín de Iturbide y Arregui, su madre doña María Josefa de Aramburu y Carrillo de Figueroa.

Fue un militar y político, durante las primeras guerras de independencia de México, Iturbide militó en el ejército realista, combatiendo sanguinariamente a los insurgentes, posteriormente durante el marco del trienio liberal en España, fue designado comandante para combatir a Vicente Guerrero, jefe de los rebeldes en la Sierra Madre Sur, con ideología opuesta a la implementación de la Constitución de Cádiz, decidió pactar con las fuerzas insurgentes, proclamó el Plan de Iguala en febrero de 1821, más adelante, en agosto del mismo año, firmó los Tratados de Córdoba con don Juan O’Donojú, de esta manera se logró consumar la Independencia de México el 27 de septiembre de 1821.

Presidió la regencia del Primer Gobierno Provisional de México. El 21 de mayo de 1822 se proclamó emperador usando el nombre de Agustín I de México, el tiempo que duró como emperador de México fue del 19 de mayo de 1822 al 19 de marzo de 1823, es decir, su imperio duró tan sólo 11 meses.

En diciembre de 1822, Antonio López de Santa Anna, proclamó el Plan de Veracruz, provocando que los antiguos insurgentes de ideas republicanas e inconformes con el régimen imperial, se levantaran en armas, en febrero de 1823, se firmó el Plan de Casa Mata, y como resultado los borbonistas y republicanos unieron sus fuerzas para apoyar el derrocamiento de Iturbide, el emperador decidió abdicar el 19 de marzo de 1823 y se exilió en Europa, durante su ausencia, el congreso mexicano lo declaró traidor a la patria, dando órdenes de prenderlo en caso de que el antiguo emperador volviese a pisar territorio mexicano, Iturbide, no conocía esta resolución y regresó a México en julio de 1824, (algunos historiadores dicen que quería recuperar su imperio), al desembarcar en Tamaulipas fue arrestado y el 19 de julio de 1824 fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento.

En 1838, sus restos mortales fueron trasladados a la ciudad de México e inhumados con honores en la capilla de San Felipe de Jesús en la catedral metropolitana, donde hasta la fecha se exhiben en una urna de cristal.

Su nombre en asociación con la bandera nacional, fue conservado mucho tiempo en una estrofa de la letra original del himno nacional mexicano, la cual fue suprimida en 1943, paradójicamente el sable que utiliza Iturbide durante el desfile de entrada del ejército trigarante a la ciudad de México, fue colocada en el salón del congreso, junto con los nombres escritos en letras de oro de los insurgentes a los que había combatido.

Cabe mencionar que los honores y traslado de los restos de Agustín de Iturbide se realizaron en el tiempo del mandato del entonces presidente constitucional Anastasio Bustamante, y la estrofa suprimida del himno nacional fue durante el mandato del entonces presidente constitucional Manuel Ávila Camacho.

Entre todas las cosas que realizó Iturbide como emperador fue que a su esposa Ana María Huarte, la nombró emperatriz, a su primogénito Agustín Jerónimo de Iturbide, Príncipe, a Ángel de Iturbide, príncipe, su padre Joaquín de Iturbide sería el príncipe de la Unión y a su madre la princesa de Iturbide, toda su familia cercana recibió tratamientos de príncipes y de alteza imperial.

También se crearía la moneda oficial del imperio y un consejo provisional de Estado, y un séquito formado por mayordomo mayor, caballerizo mayor, capellanes de su majestad, capellán privado de la familia, confesores, predicadores, maestro de ceremonias, samilier de palacio, gentiles hombres de cámara, damas honorarias, médico cirujano de cámara de Su Majestad, médico cirujano de la familia imperial, pajes, maestro de los príncipes, pedagogos, ayudas de cámara, ujieres de palacio, peluqueros, guardarropas del emperador y la emperatriz, impresor de cámara, introductor de embajadores, etcétera, etcétera, como vemos Iturbide se dio buena vida durante su corto periodo como emperador de México.

También se crearon los estatutos de la orden de Guadalupe, para que Iturbide pudiese entregar esta distinción, además de grados y ascensos militares; entre los nombramientos figuraron el Marqués de Aguayo como mayordomo mayor, el Conde de la Regla como caballerizo mayor, el Marqués de Salvatierra como capitán de la guardia, el Conde de Rul y los hijos del conde de Agreda como mayordomos de la semana, entre algunos otros.

Oficiaron la misa de coronación: tres obispos y el presidente del Congreso, don Rafael Mangino, fue el encargado de colocar la corona a Agustín I, acto seguido el propio emperador ciñó la corona a la emperatriz, Ana María Huarte, otras insignias les fueron impuestas a los recién coronados, por los generales y damas de Honor, el obispo Cabañas exclamó “Viva el emperador y la emperatriz”; con el tañido de las campanas y el estrépito de los cañones comunicaron al pueblo que la coronación había terminado.

Quise hacer notar todo lo que se vivió en esa época que gracias a nuestros caudillos que comandaron el derrocamiento de este incipiente imperio, nos salvamos de seguir bajo el yugo de una familia real y a sus absurdos caprichos como lo fue en la época de la colonia de los españoles y que por eso lucharon Hidalgo, Allende, Aldama, Jiménez, Morelos, Guerrero, Guadalupe Victoria, Nicolás Bravo y todos los héroes que no se nombran pero que es muy grande la lista, pero que no se olvidan, por lo que dieron a este país.

El 11 de mayo de 1823, Iturbide en compañía de su esposa y ocho hijos, diecinueve sirvientes, se embarcó en la fragata inglesa Rowlings, con destino a Europa, llegó a Liborno el 2 de agosto de 1823, se alojó en a casa de campo de Paulina Bonaparte, e intentó trasladarse a Roma, pero no se le permitió, también en Liborno, Toscana hizo un manifiesto al mundo fechado el 27 de septiembre de 1823 pero que no fue publicado debido a las persecuciones y acosos, viajó a Suiza a la ribera del Rin, y Bélgica hasta llegar a Ostende, después cruzó el Canal de la Mancha para llegar a Londres, en donde se estableció el 1 de enero de 1824.

Los movimientos de Iturbide siempre fueron observados y notificados por el padre José María Marchena, espía mexicano, que puntualmente tenía informado al ministro del interior y relaciones exteriores don Lucas Alamán, durante su estancia en Londres.

Con todo lo anterior Iturbide se embarcó el 11 de mayo de 1824 en el bergantín inglés Spring, lo acompañaron su esposa, dos hijos menores, Ramón Malo, el padre José López, el padre José Treviño, el italiano Macario Morandini, el impresor inglés John Armstrong y el polaco Charles Beneski, quien había sido participe durante las campañas mexicanas, llevaba una prensa, documentos personales y un manifiesto que dirigía al pueblo de México.

El 14 de julio de 1824, la embarcación ancló en la barra de Soto La Marina, Beneski descendió para presentarse con el comandante militar Felipe de la Garza y le mostró una carta del padre Treviño en la cual recomendaba para proponer al gobierno mexicano un proyecto de colonización irlandesa, De la Garza preguntó por Iturbide, el polaco contestó que se encontraba en Londres con su familia, de esta forma se autorizó su desembarco.

El 15 de julio de 1824, Iturbide en compañía de Beneski cabalgó por Soto la Marina y fue reconocido por el teniente coronel Juan Manuel Azúnsolo  y Alcalde, confirmada la sospecha el 16 de julio el cabo Jorge Espino realizó la detención de los viajeros en Los Arroyos.

Felipe de la Garza se entrevistó con ambos, Iturbide le explicó que había viajado a México para ofrecer sus servicios a la Patria, ahí le notificaron que estaba fuera de la ley conforme al decreto expedido por el congreso el 28 de abril, también le reclamó el engaño a Beneski, quien respondió que era militar y había cumplido órdenes.

El gobernador Bernardo Gutiérrez de Lara y el congreso local ordenó cumplir el decreto federal  y así el 19 de julio de 1824, Iturbide fue fusilado.

Sus últimas palabras fueron: mexicanos en el acto mismo de mi muerte, os recomiendo el amor a la Patria y observancia de nuestra religión, ella es quien os ha de conducir a la Gloria, muero por haber venido a ayudaros, y muero gustoso, porque muero entre vosotros: muero con honor, no como traidor: no quedará a mis hijos y su posteridad esta mancha: no soy traidor, no». Al día siguiente, fue sepultado en Padilla. Nota adicional: Anastasio Bustamante, estuvo siempre con Iturbide y logró muchos ascensos cuando Iturbide fue emperador, cuando Bustamante es presidente de la República y tenía una fuerte relación con el clero, ordenó traer los restos de Iturbide y rendirle todos los honores, con ceremonias y misas durante todo el trayecto de Padilla Tamaulipas a la Ciudad de México, depositando sus restos en la Catedral y tanto fue su amor o fanatismo por Iturbide que dejó instrucciones de que, a su propia muerte, su corazón fuera trasladado y depositado junto con los restos de Iturbide, Bustamante falleció en San Miguel de Allende el 6 de febrero de 1853 y allí fue enterrado su cuerpo pero su corazón fue sacado y depositado en una urna que se trasladó a la Ciudad de México donde fue depositado con los restos de Iturbide en la Capilla de San Felipe de la Catedral Metropolitana tal como fueron sus deseos.

Total Page Visits: 1667 - Today Page Visits: 2

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: