EL JARDÍN DE SAN JUAN DE DIOS

Esta leyenda es una de muchas que tiene Guanajuato, Gto., esta inicio por los años 1888, donde existieron dos jóvenes enamorados, los cuales estaban a punto de casarse, eran dos jóvenes que se amaban mucho, ella ilusionada por compartir su vida con su amado, el cual le demostraba  su amor a cada momento, con sus atenciones y con las palabras llenas de halagos hacia ella.

El joven todos los días iba a verla, y decir que faltaba muy poco para estar juntos para toda la vida, en entraba a su casa con el permiso de los padres, los cuales no lo veían con malos ojos, ya que el muchacho era muy respetuoso y sabia la hora en que tenía que retirarse para evitar las murmuraciones de las personas mal pensadas.

Cuando los jóvenes salían a pasear iban al Jardín de San Juan de Dios, acompañados por algún miembro de la familia,  y después se dirigían a la iglesia, para imaginar su boda, siempre el joven le decía que ya la imaginaba vestida de blanco entrar por las puertas de la iglesia que iba a sellar su amor eterno.

Así pasaban los días los dos enamorados se veían a diario y siempre soñando en su boda, una horrible noche, que nadie pudo olvidar, se despidió de su novia, mientras él iba caminando levantaba su mano para decirle adiós a la joven y la joven con su mano le mandaba besos y también con su mano le decia adiós.

Todo paso muy rápido, por esos años hubo una tormenta que hizo que el lugar se inundara, el joven en su casa, empezó a sentirse inquieto por no saber nada de su novia, el trataba de ir a buscarla pero su familia se lo impidió, diciéndole que era peligro, que esperara a que la lluvia parara y que seguramente no le había pasado nada a ella y a su familia.

Como pudo el joven salió de su casa sin ser visto y a duras penas cayendo y levantándose ya que el lodo le impedía caminar, estaba por llegar a casa de su novia, cuando de pronto vio dos cuerpos inertes, llenos de lodo, cuando se acerco a ellos, con horror vio que era su amada novia, la que yacía muerta, la saco del lodo y la amortajo, con lagrimas en sus ojos, su llanto se lleno de rabia y dolor y diciendo al cadáver de s amada, “Dijimos que íbamos a estar juntos hasta la muerte”, el joven saco una daga de sus ropas y corto su garganta, muriendo en ese instante.

Fue algo que conmovió a todos, ya que eran una pareja hermosa y enamorada, después del trágico momento de la inundación, empezaron a suceder apariciones.  La gente empezó a decir que el espíritu de la joven se veía caminar vestida de novia en el Jardín de Juan de Dios y luego          dirigiéndose a la iglesia donde ella y su enamorado iban a casarse. Y que en la puerta de la iglesia la silueta de la joven se desvanecía.

Se cuenta que hasta la fecha, muchas personas, sobre todo turistas han alcanzado a ver esa silueta vestida de novia, en el Jardín de San Juan de Dios, y que luego se                                                                                             se dirige a una iglesia y que en ocasiones la ven sollozando. Muchos la conocen como la novia que nunca se caso, pero ella se dirige a la Iglesia, esperando ver a su amado.

Total Page Visits: 1100 - Today Page Visits: 2

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: