Las primeras lecciones que recibimos acerca de los movimientos de nuestro planeta son sobre los movimientos de traslación y de rotación, es decir, nuestro planeta como parte del universo está en constante movimiento donde todos los cuerpos celestes forman parte e influyen en estos movimientos armónicos espaciales.

El primero de ellos es el movimiento de traslación, este que en alguna época de nuestros antepasados estaba muy bien definido y estudiado, aunque después fue olvidado en la edad media con la idea de que la tierra era fija y todo lo demás giraba alrededor, y retomado el conocimiento en la época del renacimiento, es el que marca las estaciones del año, en un movimiento que forma una elipse alrededor del sol.

Al mismo tiempo se realiza un movimiento giratorio sobre su propio eje, el cual se conoce como movimiento de rotación y que da origen a la noche y el día, la conjunción de estos dos movimientos da origen a 4 días muy especiales, los llamados equinoccios de primavera y otoño y a los solsticios de verano e invierno, como su nombre lo indica, los equinoccios se presentan cuando el día dura lo mismo que la noche, en el caso de los solsticios, el de invierno se da cuando la noche es la mas larga del año y el día mas corto, y el del solsticio de verano es lo contrario cuando se presenta el día mas largo y la noche mas corta.

Pero durante muchos años se dieron cuenta que los días de la entrada de la primavera no coincidían con pequeñas variaciones por lo que buscaron a que se debía estas variaciones descubriendo dos movimientos que son generados por la fuerza de atracción de la luna, estos son la nutación y la precesión, este movimiento es una especie cabeceo generado por la fuerza gravitacional de la luna que desvía en 23 grados con 27 minutos de la perpendicular del eje de rotación de la tierra.

El movimiento de nutación fue descubierto en 1728 por el astrónomo inglés James Bradley y dado a conocer en el año 1748. Hasta 20 años más tarde no se supo que la causa de este movimiento extra del eje de la Tierra era la atracción gravitatoria ejercida por la Luna.

El nombre proviene de  “nute” que significa cabecear u oscilar. Esta es la oscilación del eje de la Tierra causada por la atracción lunar, el eje de rotación de la Tierra realiza alrededor del eje de la eclíptica, un cono circular que se presenta como una trayectoria ondulada que modifica la oblicuidad del plano.

Que los polos celestes se aproximen o se alejen del eje de la eclíptica y que se modifique brevemente la retrogradación de los equinoccios y el movimiento del paisaje celeste.

La precesión  es un movimiento de la Tierra y es producido por el efecto gravitatorio del Sol y de la Luna sobre el Ecuador que intenta colocar el eje terrestre perpendicular a la eclíptica.

Hay dos tipos de precesión: la precesión debido a torques y la precesión sin torques.

La precesión de lo equinoccios es el movimiento que se origina en la traslación terrestre y en la que se ve que el eje de rotación de la Tierra sostiene una inclinación de 23°27´ respecto a la perpendicular del plano de su órbita, llamado eclíptica, esta inclinación del eje terrestre origina los trópicos y círculos polares.

Si bien estos fenómenos fueron captados al estudiar la tierra, al aplicarse a los estudios de otros planetas de nuestro sistema solar se ha comprobado que es mas frecuente de lo que pensaba, e incluso si vemos los movimientos que causa en las mareas de nuestro planeta, la fuerza gravitacional de la luna, es comprensible el movimiento generado por la gravitación de las lunas por ejemplo de Júpiter las cuales mantienen un sistema volcánico activo precisamente a las fuerzas gravitacionales tan severas a las que son sometidas por el gigante gaseoso.

Total Page Visits: 1122 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: