¨ Hola, dame tu mano, siente tu propia energía, sientete realmente a ti, y háblame. ¨ Así fueron las palabras de Yeshua aquel hombre que por un impacto de metal, al borde de la muerte estaba, en medio de la calle.

Autor