Durante el estudio de la marihuana. El THC (tetrahidrocannabinol) pareció afectar a cientos de genes diferentes en ratas y humanos, pero muchos de ellos tenían algo en común: estaban asociados con dos de las mismas vías celulares principales.

Autor