Uno de los juegos clásicos que tenemos desde pequeños es el de encontrar formas en las nubes, y es tal vez nuestro primer encuentro consciente con las nubes de forma relevante ya que al ser algo cotidiano, muchas veces las pasamos inadvertidos.

Las nubes no es otra cosa que la condensación de vapor de agua, que tiene diferentes comportamientos por la temperatura y la altura que la que se encuentran, por lo que se pueden encontrar nubes con gotas de agua , con cristales de hielo, o copos de nieve cuando el vapor pasa a estado sólido sin pasar por el estado líquido.

Todas estas partículas son tan pequeñas que son sostenidas por el aire con las corrientes verticales que surgen desde la tierra.

Las corrientes aéreas influyen también en la formación de las nubes y la cantidad de ellas, así como de su forma así que tenemos una clasificación de nubes que primeramente toman en cuenta la altura a la que se encuentran, encontrando nubes altas, medias y bajas.

De las nubes altas encontramos los cirros, cirrocúmulos y cirroestratos.

Los cirros son de color blanco casi transparentes y sin sombras, de forma de filamentos largos y delgados cual fibras de gasa, ya sean rectas o sinuosas, como si se hubiera roto a girones el cielo, lo que es de tomarse en cuenta es que anuncian un próximo descenso de la temperatura de manera brusca.

Los cirrocúmulos son nubes blancas en su totalidad pero con formas pequeñas que dan la impresión de estar viendo la lana de un borrego, de ahí la expresión común que se utiliza “que el cielo está borregueado”, tampoco presentan sobras interiores y cuando aparecen, que generalmente es junto a cirros, es porque el cambio brusco de temperatura sucederá en las próximas doce horas, también preceden a la formación de tormentas.

Los cirroestratos son de apariencia más densa que los cirros por lo que se pueden establecer muy bien sus límites no tienen formas dfinidas sin embargo muestran una estructura filamentosa, cuando ellos aparecen producen halos alrededor de la luna o el sol, y también son precedentes de mal tiempo.

De las nubes medias tenemos los altocúmulos y los altostratos.

Los altocúmulos su primera característica es que la acumulación presenta sombras internas con ondulaciones y estrías anchas en su parte inferior y anteceden a las lluvias y tormentas, también pueden se pueden ver como lana sucia.

Los altostratos se ven como una capa uniforme de nubes con manchones irregulares de poca densidad porque en muchas ocasiones se puede apreciar el sol tras de ellas, un poco difuminado, pronostican lluvia fina y constante con un apreciable descenso en la temperatura.

Entre las nubes bajas encontramos los nimbostratos, estratocúmulos y estratos.

Los nimbostratos son nubes de color gris de aspecto esponjoso con variaciones de densidad y de color (en diferentes tonos de gris), normalmente cuando se forman traen consigo lluvia, y en invierno traen consigo nieve.

Los estratocúmulos suelen presentarse en bancos de extensiones muy grandes de color gris pero que raramente traen consigo lluvia, sólo cuando se transforman en nimbostratos, presentan ondulaciones en parte baja y cuando son iluminadas por los rayos solares son brillantes

Los estratos tienen la apariencia de de un banco de niebla de color gris, que en cuando se presentan en otoño o invierno pueden permanecer todo el día, cuando es en el verano suelen desparecer conforme se eleva el sol.

También se pueden desarrollar nubes que traspasan de forma vertical las capas de las consideradas bajas, medias o altas, éstas son las nubes de desarrollo vertical entre las que tenemos los cúmulos y los cumulonimbos.

Los cúmulos son de gran tamaño con un aspecto masivo de sombras marcadas de color gris con una base horizontal y en la parte superior grandes volutas que le dan un aspecto de coliflor formadas por grandes corrientes ascendentes y que cuando hay poca humedad relativa en el ambiente significa un buen clima, cuando hay mucha humedad relativas en el ambiente son las que originan tormentas aguaceros muy fuertes.

Los cumulonimbos tienen forma de hongos en su cúspide también son de gran tamaño y de apariencia masiva, pesadas y densas, con un desarrollo vertical muy marcado, donde su estructura puede ser lisa o fibrosa, formando literalmente paredes enormes,  éstas son características de tormentas y suelen producir granizo. En algunos casos pueden producir tornados.

Una formación extraña se puede dar cuando en estos cumulonimbos están sobre una zona muy seca que genera adicionalmente corriente ascendente que moldea las nubes desde abajo y dándole una coloración especial por lo regular azulosa pero también puede ser dorada generando las formaciones mamatos o nubes mastodontes, de formas curvas y que son peligrosas para la navegación aérea por que acarrean tormentas eléctricas y severas corrientes ascendentes, éstas formaciones no generan tornados pero están presentes donde hay tornados.

Originally posted 2019-02-09 20:46:57.

Total Page Visits: 1455 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: