Desde la Primera Guerra Mundial, los ejércitos usaron armas químicas y biológicas, que resultaron muy efectivas y crueles, esto llevó que al término de la guerra se prohibiera su uso en el Protocolo de Ginebra en 1925, sin embargo, solo mandó a la clandestinidad las investigaciones. Durante la Segunda Guerra Mundial, todos los países experimentaron con armas biológicas, como los aliados resultaron los vencedores de esta cruel guerra se dieron a conocer los más terribles experimentos que hicieron en Alemania, teniendo como cabeza a Josef Mengele sin embargo tuvo su homólogo japonés, en el doctor Shiro Ishii, que no fue perseguido, ni enjuiciado por sus crímenes de guerra porque consiguió su inmunidad al revelar sus investigaciones al gobierno de los Estados Unidos.

Shiro Ishii nació en Japón en 1892 y se convirtió en médico en 1920, se graduó de la Universidad Imperial de Kyoto. Tenía la reputación de ser desconsiderado hacia sus colegas, pero servil a los superiores.

Ishii se casó con la hija del presidente de la universidad y se unió al Cuerpo Médico del Ejército. En 1925 con la prohibición del uso de armas bacteriológicas y químicas en la guerra, comenzó a instar a la creación de un programa de armas bacteriológicas japonés.

Ishii viajó a través de Europa y los Estados Unidos durante varios años con un interés en las armas bacteriológicas utilizadas en la Primera Guerra Mundial. A su regreso fue nombrado profesor de inmunología en la Escuela Médico Militar de Tokio y se le dio el rango de mayor.

Si bien Ishii hizo rápidamente un nombre, fama y fortuna cuando inventó un filtro de purificación de agua eficaz que supuestamente demostró ante el Emperador. Pero la fama y la riqueza que esta invención trajo no fueron suficientes para Ishii; continuó defendiendo que el ejército japonés debía desarrollar armas biológicas.

En 1932 el gobierno lo puso a cargo de un centro de pruebas y la producción en la provincia china de Manchuria, que los japoneses habían invadido el año anterior. Su primera orden fue asignada con el nombre de fachada, la “Unidad de Togo” integrada por 300 hombres.   Esta unidad evolucionó rápidamente y creció, pasando por una serie de identidades “encubiertas”, nombrado jefe de lo que sería llamado eufemísticamente la “lucha contra las epidemias y suministro de agua” en la Oficina de Purificación”.

Unidad 731

La primera instalación de Ishii fue en la ciudad de Harbin; sin embargo, la necesidad de mantener el secreto de sus investigaciones hizo necesario que reubicara su grupo a un campo de prisioneros a 100 kilómetros de distancia. Después, este campamento fue volado, porque se escaparon algunos de los prisioneros, y formaron una instalación llamada Ping Fan fue construida a unos 14 kilómetros de Harbin.

Ping Fan se completó en 1940, y se formó lo que se conocía como Unidad 731 que albergaba a unos 3,000 elementos como personal. En la ceremonia de inauguración, el ahora general Ishii dijo que el propósito de la instalación era “La misión dada por Dios,” a un doctor porque se bloquearía y trataría la enfermedad, pero el trabajo era todo lo contrario a estos principios.

En el nombre de derrotar a los enemigos de Japón, Ishii y su personal pasó los siguientes cinco años en esas instalaciones, mezclando brebajes con los patógenos que causan algunas de las enfermedades más terribles del mundo: el ántrax, la peste, la gangrena gaseosa, la viruela y el botulismo, entre otros, utilizando prisioneros chinos (despectivamente llamados maruta o “logs”) como conejillos de indias, a los que obligó a respirar, comer, y recibir inyecciones de patógenos mortales. Supuestamente también fueron aplicados a prisioneros de guerra aliados que fueron llevados a las instalaciones.

Cuando Ishii quiso un cerebro humano para experimentar con él, simplemente se asignaron guardias para adquirir el órgano, agarrando a un preso, y dos guardias lo sujetaron, mientras que otro le abría el cráneo con un hacha.  El órgano fue removido con torpeza y se lanzaron al laboratorio de Ishii.   El cuerpo del “sacrificado” era entonces “dispuesto” en el crematorio del campo. Otros presos podían esperan experimentos igual de horribles, la disección en vivo fue muy común.

Durante los años cuarenta, las actividades espeluznantes de la Unidad 731 y unidades similares de Japón, fueron el secreto mejor guardado de la Segunda Guerra Mundial.  Los aliados victoriosos estaban desesperados por adquirir en secreto, la experiencia y el conocimiento de la investigación japonesa para la Guerra Biológica.

Los registros de la experimentación con seres humanos emprendida, fueron especialmente buscados.  Impedidos en casa por repulsión social a tales actividades, los datos de la experimentación humana, era vista como la joya de la corona.

Los científicos y expertos médicos de Fort Detrick, Maryland, las instalaciones secretas de la Guerra Biológica estadounidense, se apresuraron a entrevistar a los técnicos japoneses.   Apenas uno de ellos se detuvo a considerar las implicaciones éticas. Tras evaluar los hechos, un cable de la inteligencia con frialdad informó al Departamento de Guerra, de Washington DC , que la “información obtenida justificaba la conclusión de que los japoneses de la unidad 731, encabezado por Ishii violó las reglas de la guerra terrestre.”   El mensaje agregaba pragmáticamente “esta expresión de opinión no es una recomendación para que el grupo sea acusado y juzgado como tal”   Ninguno de los implicados en la investigación de la Guerra Biológica japonesa fueron llevados a juicio por los aliados.

Rivalizando en notoriedad con el campo de exterminio de Auschwitz-Burkenau de Alemania, las instalaciones de la Unidad 731 en Pingfan, Manchuria, fue elegida por el secreto y la seguridad.   Tenía una extensión de 6 kilómetros cuadrados, albergó edificios administrativos, laboratorios, dormitorios para los trabajadores, cuarteles, un edificio para la necropsia y la disección; de una prisión especial para albergar a los sujetos de prueba humanos; tres hornos gigantes, manejados para la “eliminación” de los cadáveres humanos.

A los sujetos elegidos para las pruebas en humanos, se les refería humorísticamente como “troncos” o “la madera de construcción.”  

En un campamento más pequeño en Mukden, Manchuria, mantenía prisioneros estadounidenses, británicos, australianos y de Nueva Zelanda, a los que les aplicaron horribles experimentos que se llevaron a cabo en secreto.

Ishii y otros miembros de la unidad Togo obtenían 500 cc de sangre de prisioneros seleccionados con diferencia de pocos días, cuando ya estaban demasiado débiles para sacarles más sangre, les aplicaban una inyección letal. Antes de cremarlos en el edificio denominado Zhong Ma, era habitual que el cadáver fuera diseccionado.  

Los primeros intentos burdos de Ishii sobre las armas biológicas se centraron en tres enfermedades contagiosas: el ántrax, el muermo equino y la peste negra.  La plaga de pulgas infectadas traídas por los ratones, fueron utilizadas para producir una bacteria que se inyectó en los prisioneros.   Dentro de un periodo de once y cincuenta días, los “logs” infectados se retorcían con temperaturas de 40 grados Celsius.   Un preso sobrevivió en estas condiciones durante diecinueve días.   Todos fueron diseccionados en vida.

En otro experimento dos “bandidos” fueron sometidos a inhalar gas fosgeno, inyectado en una habitación de ladrillo forrado.   Otro fue inyectado con 15 mg de cianuro de potasio. Otros incinerados con 20,000 voltios de electricidad. Los que no recibían dosis fatales, fueron posteriormente eliminados por inyecciones de veneno. Todavía otros fueron asados ​​lentamente hasta la muerte por tensiones más bajas pero continuas. Todos los experimentos fueron objeto de registro meticuloso.

La Unidad también estaba vivamente interesada en la experimentación con la “congelación”.   Este fue un proyecto muy importante. Las heladas degradan la eficiencia militar durante los amargos inviernos de Manchuria, en el inmenso complejo Ping Fan, en 1939, las pruebas de congelación eran habituales.  

Un trabajo similar fue realizado por el nazi, Dr. Josep Mengele, con prisioneros desnudos – hombres y mujeres – que fueron sometidos a temperaturas bajo cero, y posteriormente fueron “descongelados” por una serie de técnicas experimentales. Era habitual para estos “registros” mantener golpeando sus extremidades con palos hasta que resonaban como un anillo duro y hueco, que significaba que el proceso de congelación estaba completo.

Otros experimentos en Japón, involucraba “material colgado” (es decir, los seres humanos) al revés para determinar el tiempo que tomaba para que los sujetos se ahogaran. Otra inyección de aire se aplicaba en prisioneros para comprobar la aparición de embolias.  

Casi indescriptible fue la práctica de la inyección de orina de caballo en los riñones de los presos.  

Una práctica común era alimentar a los “logs” con alimentos y bebidas mezcladas con gran cantidad de las semillas oleaginosas de cólera, de heroína y de ricino y otros patógenos.  

Al carecer de cualquier grado de culpabilidad, Ishii escribía artículos científicos que mostraban los resultados de estos experimentos horribles. Estos artículos circulaban por toda la comunidad médica y científica japonesa, los “logs” fueron referidos como “monos”, a pesar de ello, era un secreto a voces que los humanos eran los sujetos de prueba reales. En total, Ishii patentó personalmente más de doscientos descubrimientos, beneficiando ampliamente su investigación.

Al terminar la segunda guerra mundial, Ishii, con el rango ahora de teniente general, convocó a sus subordinados a un juramento de mantener el secreto. Posteriormente los miembros de la Unidad 731 volvieron a casa, después de destruir primero la instalación Pingfan y otros sitios, lo mejor que pudieron.  

Se afirma que todos, o la mayor parte de los importantes registros, fueron destruidos en el proceso de depuración, sin embargo, se piensa que muchos fueron enterrados por Ishii, para su posterior recuperación. A pesar de sus precauciones, la inteligencia aliada tenía expedientes importantes de los principales microbiólogos japoneses.   Los estadounidenses, en especial, creían que estaban muy por detrás de los japoneses en el campo de la guerra biológica. Las estrategas militares apreciaron las ventajas tácticas de la guerra bacteriológica, y los agentes biológicos podrían ser introducidos en una zona de guerra encubierta.   De hecho, Ishii había hecho esto en varias ocasiones en China y en otros lugares.

Con la “guerra fría” empezando, los altos oficiales militares estadounidenses estaban ansiosos por bloquear a los soviéticos a que adquirieran la experiencia y registros de Ishii, por lo que un acuerdo secreto fue discutido al más alto nivel. Fue el más oscuro “secreto de los secretos.”

Hacia 1948, se le ofreció inmunidad a todos los miembros de la Unidad de Ishii por el intercambio de datos y la cooperación.  La fiscalía en los juicios de crímenes de guerra de Tokio, fueron advertidos, y los aliados juraron guardar el secreto, y cínicamente olvidarlo. El mayor encubrimiento de la guerra había comenzado. Ishii murió como un hombre libre en 1959.

Cuarenta años después, los ex militares comenzaron desahogarse a sí mismos de sus terribles experiencias.   La audiencia en la Cámara de Representantes duró sólo medio día.   Sólo a uno de los 200 sobrevivientes de Estados Unidos se le permitió declarar. Increíblemente, el jefe archivista para el Ejército de los EE.UU. testificó, diciendo que la mayoría de los archivos y documentos proporcionados por Ishii, fueron devueltos a Japón en la década de 1950. Supuestamente No se habían tomado la molestia de hacer copias.

Los gobiernos de EE.UU. y Japón niegan sistemáticamente estos hechos tuvieron lugar, a pesar de un creciente cuerpo de información disponible. Un archivo de la sede del general Douglas MacArthur afirma que la investigación de la Unidad 731 estaba “bajo Mayor Conjunto de directrices de orden personal.”   El documento continúa: “El mayor secreto es esencial con el fin de proteger los intereses de los Estados Unidos y para protegerse contra la vergüenza. ”   El secreto finalmente desvelado en 1993, cuando el secretario de Defensa estadounidense, William Perry, bajo presión, se comprometió a desclasificar registros de experimentos de la segunda guerra mundial.

Muchos de los que participaron en los experimentos japoneses, se convirtieron en un éxito después de la guerra. Varios ocuparon cargos universitarios de alto nivel en el campo de la medicina. Otra encabezó una compañía líder farmacéutica japonesa.  Aún otros ganaron posiciones estratégicas importantes en asociaciones médicas japonesas.

Shiro Ishii tuvo un efecto aún más profundo en los aliados. El tabú sobre la experimentación humana involuntaria evaporó. Ciudadanos estadounidenses y británicos, una vez más se convirtieron en conejillos de indias, esta vez a manos cínicas de sus propios gobiernos, y en su tierra natal.

Muy probablemente, la historia de Isshi habría quedado encubierta por siempre, sin embargo, en 1984 por casualidad en el Distrito de Kanda, en las afueras de Tokio, que está llena de librerías de segunda mano y frecuentados por los estudiantes universitarios, un estudiante revisaba una caja de papeles viejas desechados, pertenecientes a un ex militar, fue el primero en descubrir el terrible secreto de la Unidad 731. Los documentos revelaron informes médicos detallados de sujetos que padecían el tétano, una enfermedad angustiosa y generalmente fatal, curiosamente, los informes detallan desde el inicio de la enfermedad, hasta su conclusión atroz, sólo había una explicación posible, el estudiante pensó: experimentación humana involuntaria y el secreto fue revelado, uno de los más perdurables de la segunda Guerra Mundial.

La unidad japonesa 731 a menudo asesinaba antes a las víctimas que las enfermedades, para registrar como habían seguido su curso, por lo que las necropsias podrían mostrar su progreso a través del cuerpo. Los hombres de Ishii también suministraron al ejército japonés con la fiebre tifoidea, el cólera, la peste y la disentería bacterias para que las difundieran en el campo de batalla. Además, contaminaron las fuentes de agua, liberaron las pulgas infectadas que transmiten enfermedades, y dejó caer contaminantes biológicos en los campos de trigo por medio de aviones.

Una prueba evidente del legado de Ishii en los Estados Unidos fue la utilización de armas biológicas en la Guerra de Corea.

Un avión de combate F-82 sobrevoló el pueblo Min-Chung, Corea, fue registrado por el Cuerpo Aéreo del Observador chino.  Los aldeanos locales a la mañana siguiente descubrieron, que la mayoría de los ratones de campo estaban muertos y muchos tenían las piernas fracturadas. En total 717 fueron encontrados en el interior, alrededor e incluso en los techos de casas de pueblo.   presa del pánico, los aldeanos mataron y quemaron a todos menos cuatro. Análisis realizados en un ratón de campo que logró sobrevivir mostró que estaban infectados con la peste.

Después de las incursiones aéreas de Estados Unidos a través del río Yalu, distritos en Liaotung y Liaosi, China, fueron espolvoreados con masas de plumas de aves de corral infectadas.   Las plumas, uno de los sistemas favoritos de la Unidad 731 para la propagación de la enfermedad estaban contaminados con ántrax.  Un alto número de víctimas mortales fue el resultado.

Tal fue el revuelo causado por este y otros incidentes, que un organismo internacional se formó para investigar. Sus hallazgos, fueron publicados en el Informe de la Comisión Científica Internacional de los hechos relacionados con la guerra bacteriana en Corea y China fueron condenatorias.

Posteriormente ha habido más incidentes similares en diversas guerras y conflictos a pesar de las prohibiciones y diversas firmas de tratados.

Total Page Visits: 1497 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: