Hace algunos años critiqué al gobierno de Calderón porque veía un México a través de unas gafas color de rosa, donde afirmaba que todo iba de maravilla al final de su sexenio, sin embargo algo que debo reconocer que a pesar de su imagen color de rosa, no modificó las leyes para ajustarse a su realidad, hoy me resulta preocupante porque mientras vemos una realidad de nuestro país que se va deteriorando a diario, así mismo observamos un presidente que no solo tiene una percepción de la realidad distinta, sino que además así la cree y modifica las leyes para que éstas leyes se ajusten a sus caprichos.

Ahora piensa establecer un sistema alternativo de medición del crecimiento, mientras que el mundo entero y sus estándares y sistemas de medición de la economía es por medio del Producto Interno Bruto, método practicado y perfeccionado a través de los años, además ocupado por los países con los que se tiene todo tipo de tratados internacionales y donde México es miembro como la OCDE, y que por cierto estima que México estará por debajo de cero , al grado de estimar un menos 7% del PIB actual, en resumen un serio retroceso en nuestra economía.

Como si no fuera suficiente las empresas calificadoras de riesgo han degradado esa calificación de México a un nivel donde sus bonos se han convertido en basura, sin embargo y ante tal situación, nuestro presidente AMLO separa su opinión de la realidad y crea una nueva, donde todo va de maravilla, no existe violencia en el país, donde no existe el coronavirus, porque los muertos por la enfermedad son como las denuncias de las mujeres por violencia, 90% son falsas y por lo mismo ahora medirá la economía de acuerdo a tu felicidad, (según él) y secuaces que le acompañan.

Peor aún es que anunció ayer que “que convocará a economistas, matemáticos, sociólogos, antropólogos, entre otros especialistas, para realizar el sistema alternativo de medición de desarrollo” para encontrar un sistema de medición que se ajuste a lo que dice que se vive en México y se mida por la felicidad, tal vez de sus hijos.

Como de acuerdo a sus promesas de campaña prometió crecimientos del PIB de más del 7% y por el contrario desde que llegó siguió con la tendencia negativa al grado de que tiene un 7% pero por debajo de cero, entonces ahora, según el mismo y cambiando lo prometido,  dicho índice resulta engañoso, un sistema equivocado y dañino.

No puedo imaginar a un líder de un país, diciendo tantas mentiras cuando los resultados esperados no son como los planeó y prometió en campaña, y su boca ha sido su peor crítico, pues todo lo que decía que era malo ahora es bueno, donde atacaba a la mafia del poder y ahora los tiene en su propio gabinete, donde criticó al PRIAN y tiene políticas priistas de los 70´s y gente a su lado que aplicaba desde entonces y dentro del mismo PRI esas medidas, donde acusó de corrupción y nepotismo a todos y ahora en su gobierno se hace lo mismo cínicamente.

Encontramos una situación de mayor gravedad y totalmente retrógrada, pues durante los últimos sexenios se buscó un contrapeso en las decisiones del gobernante en turno para que hubiera mayor descentralización del poder, ahora vemos como en cada dependencia y organismo autónomo ha colocado a personas que son solo títeres, que cumplen al pie de la letra su orden aunque sean incorrectas decisiones.

Me acusarán de priista, panista, perredista, pero no soy partidista, trato de ver siempre con objetividad, es más en muchas ocasiones se han hecho propuestas y se han aportado ideas para buscar soluciones, pero ahora hasta en eso encontramos a una persona a la cual no se le puede contradecir, y no permite ayuda, pues vive enfrascado en su propia realidad, lo cual resulta de verdad preocupante, pues “La esperanza de México” se está convirtiendo en una pesadilla y se ve una “crónica de una muerte anunciada”.

Hemos visto como ha habido personajes que cuando comienzan a lucir más que sus titulares son desaparecidos, como un subsecretario de gobernación que comenzó a realizar pactos para calmar a los grupos de autodefensas, y que  de inmediato fue relegado, negado sus acciones, y dejado en el olvido, ahora encontramos a otro subsecretario, de salud que ha lucido más que el propio presidente, al que se le han demostrado que sus cifras no cuadran, que ha manifestado cosas tan absurdas para defender al presidente de lo más obvio, como de que era una fuerza moral y no de contagio, donde señalan cada 15 días que lo peor de la pandemia ya pasó y al siguiente día prolongan la cuarentena, pero que ha sido el juguetito de la gente, el patiño de los memes, pero que ha caído bien, les parece gracioso a la gente a pesar de que no le crean,  del cual esperamos (salvo que me hagan equivocarme) que una vez pasada la peor etapa de la crisis sanitaria será opacado, obscurecido y desaparecido por las mismas personas que lo pusieron al frente, pues como sabemos que el secretario de salud y titular de la dependencia solo ha sido un objeto decorativo.

Vemos a una secretaria de energía que me recuerda al que iba aprender en la secretaría de relaciones exteriores de lo último de la gestión de Peña Nieto, pero esta secretaria todo corre a preguntar y cuando regresa lo dice mal.

Muchos de los mismos que votaron por Andrés Manuel se han visto decepcionados, porque no han visto los resultados esperados, al igual que varios de los compatriotas que se encuentran ilegalmente en el extranjero, que en las redes sociales, apoyan a AMLO, pero que ninguno de ellos se atreve a regresar, porque saben que las condiciones de vida que los llevaron a buscar el “sueño americano” no han mejorado, sino al contrario, temen que sean deportados y regresados a una posición peor de la que se encontraban.

Lamentablemente para nosotros los mexicanos que buscamos el obtener un ingreso cada día, no ha habido una mejora, vemos un panorama de incertidumbre, a un funcionario que está al frente que se guía por sus propios caprichos, que cada mañana sale a perder el tiempo a veces hasta dos horas con las mismas excusas, con las trilladas frases de echarle la culpa a gobiernos anteriores, pero que después de año y medio ya no son creíbles, nunca lo fueron , pero ahora menos, que vemos a una persona a la que simplemente le quedó grande el cargo a pesar de lo grande que se siente por dentro, que al igual que se presenta cada mañana a decir frases sin sustento, a nivel internacional es criticado por sus pésimas decisiones.

Los que no votamos por este candidato, esperábamos que sinceramente tuviera éxito y nos convenciera de que realmente nos habíamos equivocado al votar por otro, eso querría decir que estaríamos en un país mejor con amplio crecimiento, con mejores condiciones de vida, que se hubiera desempeñado como un buen líder, que de verdad se hubiera acabado con la corrupción que no hubiera tráfico de influencias ni adjudicaciones directas para empresas de sus conocidos, tristemente ahora solo decimos que teníamos razón para no votar por él.

Aún es tempo de mejorar las cosas si se hace un cambio en su política, si reconoce que necesita ayuda, ahora que está al frente y termina haciendo lo que tanto criticaba como la militarización del país por decreto, debe bajar su orgullo y reconocer que se ha equivocado en la mayoría de las acciones, no en todas, pero que resultan hasta  ofensivas en estos momentos, y comience a ver y aceptar ayuda de los verdaderos expertos que se elijan y conozcan de su área de trabajo, pero no tengo muchas esperanzas que esto ocurra, es demasiado orgulloso.

Total Page Visits: 296 - Today Page Visits: 2

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: