Una pareja en Estados Unidos, Kristine Barnett, de 45 años, y su ex esposo Michael Barnett, de 43, han sido acusados ​​de abandonar a su hija cuando tenía 9 años en Lafayette, Indiana, y huir a Canadá.

Kristine y Michael acordaron la adopción de Natalia Grace, nacida en Ucrania, en mayo de 2010 de Florida y les dijeron que tenía 6 años, la niña sufría de enanismo.

Una declaración jurada del 11 de septiembre de este año afirma que los expertos realizaron pruebas de densidad ósea en Natalia en junio de 2010 y concluyeron que tenía ocho años.

En 2012, el Tribunal Superior del Condado de Marion en Indianápolis decidió que Natalia nació en 1989, con base en evidencia médica, es decir en realidad tenía 22 años al momento de la adopción.

El Departamento del Sheriff del condado de Tippecanoe alega que Natalia era una niña cuando la abandonaron en 2013.

Los Barnet se mudaron a Canadá y dejaron a Natalia en un departamento en Lafayette. Esto debido a que según Krisitine, que niega el abandono debido al fraude que les hicieron ya que en realidad Natalia era una mujer adulta e intentó matarla en varias ocasiones; Kristine, afirma que Natalia trató de empujarla hacia una cerca eléctrica, vertió lejía en su café y amenazó con apuñalar a los Barnetts mientras dormían.

Tal como sucede en la película de “La Huérfana” en que una mujer adulta se hace pasar por una infante para ser adoptada y posteriormente trata de matar a sus padres adoptivos, al parecer sucedió en la vida real con una familia cristiana que trata de darle un hogar a una niña huérfana que además sufre de enanismo, para encontrarse posteriormente en una situación de riesgo de sus propias vidas.

La policía dice que la niña tuvo que valerse por sí misma durante tres años a pesar de tener una forma rara de enanismo que significa que tiene 3 pies de altura y tiene problemas para caminar.

“Los medios me están pintando como un abusador de niños, pero aquí no hay niños”, dijo Michael Barnett.

‘Natalia era una mujer. Ella tenía períodos. Ella tenía dientes adultos. Nunca creció ni una pulgada, lo que sucedería incluso con un niño con enanismo.

“Todos los médicos confirmaron que sufría una enfermedad psicológica grave diagnosticada solo en adultos”.

La situación es que se emitió una orden de arresto, pero por muy descabellado que parezca, esta es la asombrosa defensa presentada por una madre de tres hijos, sorprendentemente acusada de negligencia grave por abandonar a su hija adoptiva.

“Ella hacía declaraciones y hacía dibujos diciendo que quería matar a miembros de la familia, enrollarlos en una manta y ponerlos en el patio trasero”, dijo Krisitine.

Michael Barnett se entregó a las autoridades el 18 de septiembre y fue puesto en libertad bajo fianza de $ 5,000. Se fijó una audiencia para el 2 de septiembre. Kristine Barnett se entregó a las autoridades el jueves 19 de septiembre y fue liberada después de publicar una fianza de $ 5,500.

Pero en una entrevista realizada a Kristine Barnett afirmó que:

‘Estaba parada sobre personas en medio de la noche. No podías irte a dormir. Tuvimos que esconder todos los objetos afilados.

‘La vi poniendo productos químicos, lejía, Windex algo así, en mi café y le pregunté, ¿qué estás haciendo? Ella dijo: “Estoy tratando de envenenarte”.

‘Estaba saltando de autos en movimiento. Estaba untando sangre en los espejos. Estaba haciendo cosas que nunca podrías imaginar que haga un niño pequeño.

Irónicamente estos padres que ahora se les acusa de negligencia grave habían sido aclamados por ser padres ejemplares que criaron al niño ‘genio’ Jake Barnett.

Diagnosticado con autismo a los dos años, Jake publicó su primer artículo académico a los 12 años y a los 15 estaba estudiando en un prestigioso instituto de física.

No dudaron en aceptar a Natalia a pesar de saber que tenía un trastorno del crecimiento óseo llamado displasia espondiloepimetafisaria, que causa baja estatura, anomalías esqueléticas y problemas de visión.

Con solo 24 horas para completar una adopción de emergencia, la pareja corrió a un centro de adopción en Florida para firmar la documentación y conocer a su hija de aparentemente “seis años”.

Recopilaron detalles de sus antecedentes: Natalia había estado en los EE. UU. Durante dos años, tenía un certificado de nacimiento ucraniano que leía el 4 de septiembre de 2003 y necesitaba un hogar inmediatamente porque sus padres adoptivos anteriores la abandonaron repentinamente, por razones no reveladas.

En la entrevista señaló Kristine: “Por compasión por su situación, no quería presionarlos para obtener información sobre lo que había salido mal”, continuó la madre.

“Natalia estaba extremadamente nerviosa. Se podía ver que iba a necesitar mucho apoyo y atención. Notamos inmediatamente en el estacionamiento que no podía caminar. No había nada en el papeleo que lo declarara”.

Durante los días siguientes, la pareja colmó a Natalia con atención, llevándola a Disney World, disfrutando de helados, golosinas y peleas juguetonas con sus tres hermanos para sacarla lentamente de su caparazón.

Cuando llevaron a Natalia a una playa por primera vez, “los muchachos se precipitaron al agua y Natalia quería ser llevada al océano. Michael y yo estábamos físicamente exhaustos, así que le pedimos que esperara unos minutos ”, dijo.

“En eso se levantó y corrió hacia el océano. Recuerdo mirar a Mike y pensar, ¿qué está pasando? No podía caminar hace un segundo y ahora simplemente se levantó y corrió”.

Otra sorpresa similar ocurrió cuando la estaban bañando y vieron que tenía vello púbico, lo que no concordaba con el hecho de que tuviera supuestamente seis años, de igual manera rechazó los juguetes y muñecas y buscó la compañía de adolescentes y parecía usar un vocabulario sofisticado mucho más allá de alguien de su edad.

No tenía ningún rastro de acento extranjero y cuando la familia le pidió a una amiga ucraniana que hablara en su idioma natal, Natalia no pudo entender ni describir su tierra natal.

“Era muy difícil descifrar cuántos años tiene porque tiene un aspecto único. Pero en ese momento comencé a creer que probablemente era una adolescente”.

Barnett dijo que pronto comenzó a encontrar ropa ensangrentada en la basura, lo que sugiere que Natalia estaba teniendo su período y tratando de ocultar la evidencia.

Ella buscó la ayuda de su médico de cabecera que ordenó pruebas de densidad ósea para establecer la edad de Natalia.

Cuando los resultados sugirieron que la niña tenía al menos 14 años o más, Barnett dice que cambió los trajes de princesa y los vestidos rosados ​​por ropa más apropiada.

Pero a medida que las preguntas giraban en torno a su edad y su verdadera identidad, el comportamiento de Natalia comenzó a deteriorarse.

Barnett recuerda haber visto horrorizado en un monitor de bebé cuando Natalia atacó a un bebé cuando estaba fuera de la habitación.

Cuando asistieron a la terapia juntas, Natalia se burló de los ejercicios de vinculación “infantil”.

Para 2011, Barnett dice que Natalia estaba untando fluidos corporales en las paredes, haciendo amenazas de muerte y escuchando voces a medida que su salud mental se deterioraba.

Natalia pasaría el próximo año más o menos siendo tratada por varios trastornos psiquiátricos, pasando días o semanas a la vez en el St Vincent Indianapolis Stress Center.

Cuando Barnett afirma que intentó arrastrarla a una cerca eléctrica durante una excursión de cumpleaños de 2012, Natalia fue colocada a largo plazo en una unidad psiquiátrica estatal porque supuestamente representaba un riesgo para los demás.

Fue durante el tratamiento que Barnett insiste en que Natalia confesó ser mucho mayor de lo que parecía.

Barnett presentó a la televisión una serie de documentos que parecen confirmar su versión de los hechos, y que los profesionales de la salud compartieron sus graves preocupaciones.

Un terapeuta clínico en enero de 2012 dijo que Natalia afirmó que tenía en realidad 18 años.

Luego, en el Hospital Larue Carter en Indianápolis, en junio de 2012, el personal dijo que Natalia había descrito cómo había intentado matar a miembros de la familia y no tenía remordimientos al respecto, Natalia incluso lo había descrito como algo divertido.

El médico principal de Michael Barnett, el Dr. Andrew McLaren, dijo en marzo de 2012 que la fecha de nacimiento ucraniana de Natalia en 2003 era inexacta y que había fingido ser una niña pequeña.  Dijo que Natalia lo engañó a él, a sus padres y a otros médicos.

El detective Scott Clouse, del Departamento de Policía de Westfield City, les dijo por correo electrónico que había remitido el caso al FBI e ICE porque sospechaba que había un “informe de edad falsa” antes de que Natalia abandonara Ucrania. Clouse murió de cáncer hace cuatro años.

En junio de 2012, los Barnetts solicitaron con éxito al Tribunal Superior del Condado de Marion en Indianápolis, Indiana, que la edad de Natalia fuera “corregida” para que pudiera recibir el tratamiento psiquiátrico apropiado para un adulto.

El juez Gerald S. Zore aceptó que las acusaciones de la pareja eran “verdaderas” y revisó la fecha de nacimiento de Natalia al 4 de septiembre de 1989, cambiando su edad de ocho a 22 años.

En esta etapa, señala Barnett, Natalia era considerada adulta por el estado de Indiana y era legalmente responsable de sí misma.

Aun así, Barnett dice que ella y su esposo alquilaron un departamento seguro para Natalia cuando fue dada de alta de atención psiquiátrica en agosto de 2012 y puesta bajo la supervisión del proveedor estatal de atención médica, Aspire Indiana.

Además, la ayudaron a obtener un número de seguro social, solicitar beneficios, cupones de alimentos y una identificación.

Cuando Natalia causó problemas en la propiedad y fue desalojada, intervinieron nuevamente para evitar que se quedara sin hogar y le alquilaron un nuevo departamento en Lafayette, Condado de Tippecanoe.

Barnett dijo que se estaba comunicando diariamente con Natalia e incluso ideó un plan para que Natalia se matriculara en la universidad para obtener su diploma de escuela secundaria y estudiar cosmetología.

“Dije que te he estado cuidando aquí como adulto, y te daré un año más de ayuda financiera, exactamente lo mismo que estoy haciendo por todos mis hijos”, dijo Kristine.

“Co-firmé el contrato de arrendamiento y pagué el alquiler por adelantado durante un año. Hice todo lo que harías cuando envías a tu hija a la universidad, la ayudé con la compra y le compré muebles en Target.”

“Fui optimista, ella tenía un plan concreto para su vida. Ella tenía cupones de comida. Ella tenía ingresos de seguridad social por el resto de sus cosas. Ella había demostrado que podía vivir sola.”

Para 2013, Barnett había publicado una memoria sobre Jacob, ahora de 21 años, titulada “La chispa: la historia de una madre de crianza, genio y autismo”.

Ese mismo año se mudaron a Canadá para que Jacob pudiera asistir al Instituto Perimetral de Física Teórica en Waterloo, Ontario, dejando a Natalia en su departamento alquilado.

Para entonces, sin embargo, Barnett dice que Natalia había desaparecido y dejó de devolver sus llamadas.

“La última vez que hablamos por teléfono, ella me dijo que estaba cocinando espagueti para su nueva familia.”

“No abandoné a nadie. Fui a Canadá para continuar la educación de mi hijo. Estas acusaciones son absolutamente devastadoras.”

Mientras tanto, el Departamento del Sheriff del Condado de Tippecanoe presenta una versión muy diferente de los eventos.

Una declaración jurada del 11 de septiembre de 2019 afirma que un experto del Hospital de Niños Peyton Manning llamado Dr. Riggs realizó pruebas de densidad ósea en Natalia en junio de 2010. Llegó a la conclusión de que tenía aproximadamente ocho años.

Una prueba esquelética adicional realizada dos años después en la misma instalación concluyó que tenía alrededor de 11 años.

La declaración jurada revela que fue la propia Natalia quien le dijo a la policía en 2014 que la habían “dejado sola” cuando sus padres adoptivos se mudaron a Canadá, y los policías concluyeron que era una testigo “confiable y creíble”.

Sin embargo, no explica por qué los detectives esperaron cinco años para presentar las acusaciones a Michael Barnett, quien se divorció de Kristine en 2014, se volvió a casar y se estableció en Indiana.

El abogado de Michael Barnett  dijo que su cliente y él no tienen absolutamente ninguna idea de por qué el fiscal de distrito ha optado por presentar estas acusaciones contra Michael y Kristine. La declaración jurada ha sido muy selectiva en los informes médicos que ha elegido citar.

En cuanto a Natalia, ni los Barnetts, sus abogados, ni aparentemente nadie más involucrado en este caso desconcertante, parecen saber su paradero.

A pesar de la posibilidad de que ahora tenga 30 años, los registros judiciales completos de Natalia permanecerán sellados hasta que un tribunal decida lo contrario porque los casos de adopción se tratan como confidenciales.

La última vez que Michael vio a Natalia fue en 2016 en la corte de Tippecanoe Circuit donde, una pareja llamada Antwon y Cynthia Mans solicitaron inesperadamente convertirse en guardianes de Natalia, lo que significaba probar que era menor de edad y restaurar su fecha de nacimiento original.

Los Barnet presentaron una objeción, alegando que Natalia era adulta.

“Natalia vivía sola y una pareja quería convertirse en sus guardianes. Pensando que todavía era una niña, la pareja intentó anular el resultado de 2012 “, explicó el abogado de Michael, Kinnard.

“ Esta vez la audiencia fue aún más profunda, no solo el juez examinó los informes médicos y otros documentos, sino que los testigos acudieron al tribunal para explicar por qué estaban seguros de que Natalia tenía 22 años.

“El juez confirmó los resultados originales y la pareja retiró la petición de tutela.”

“El estado de Indiana me está acusando de crímenes contra un niño cuando el estado de Indiana ha determinado en múltiples ocasiones que Natalia era adulta”, agregó Kristine, quien pidió que su ubicación fuera confidencial por las amenazas que recibió su familia.

Aún está pendiente la resolución de este asunto judicialmente, que tiene tintes de misterio, ciencia ficción, falsificación de documentos de la supuesta niña de sus padres adoptivos o de ambos, pero que va más allá de la dramática historia digna de una película, veremos que pasa.

crédito imagen Kristine Barnett, del lado izquierdo Natalia Barnett cuando recién fue adoptada (8 ó 22 Años) del lado derecho la familia Barnett, Kristine y Michael, al centro el genio autista.

Originally posted 2019-09-25 21:27:40.

Total Page Visits: 1695 - Today Page Visits: 2

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: