La frase a Juan

En aquella famosa fiesta, en la ciudad de Caná, al calor de amor de los presente, tomando el buen vino, así como jugando con cada uno, Jesús vivía y disfrutaba de aquella fiesta como si fuera de Él mismo, María feliz contemplaba a Yeshua con sus amigos, y mas de una vez acercó a Jesús a decirle que no tomara tanto vino, a lo que Yeshua  solo reía y daba un beso a su madre.

Yeshua, bailaba sin ritmo, pero con alegría contagiante, siempre con sus manos al aire.

Juan el menor acercó a Jesús y le dijo:

¨ Maestro, queremos hablar contigo. ¨

Yeshua dijo:

¨ Más que maestro soy tu hermano.¨

Jesús siguió bailando y disfrutando de la fiesta la cual invitado era.

Juan al ver la felicidad de Jesús solo rió y dio la vuelta.

Cansado Jesús de bailar, tomo asiento junto  a su madre, y le dijo:

¨ Madre la más bella de todas, dale un buen tarro de vino a su hijo. ¨

María al oír y ver a Jesús le dijo:

¨ Jesús, estás muy feliz, creo que ya no debes tomar mas vino. ¨

Jesús sonriendo contestó:

¨ Que temes tú, madre, si conoces mis alegrías y mis tristezas, y esta fiesta es tan solo un gozo que estoy teniendo como hombre, así como alegría al presenciar la unión de dos seres que se aman. ¨

María levantó y se dirigió a buscar un tarro de vino.

Al regresar María le dijo a Jesús:

¨ Yeshua, no hay vino en los jarrones. ¨

¨ Ya no hay néctar para nadie. ¨

Jesús sonrió a su madre y dijo:

¨ ve y traime vino de los jarrones madre. ¨

María volvió a repetir:

¨ Yeshua entiende que están vacíos. ¨

¨ No hay vino para nadie. ¨

Jesús miró a su alrededor y vio tanta alegría y dijo:

¨ El vino no es problema y no detendrá tanta alegría. ¨

Juan que estaba cerca habló: 

¨ Yeshua, vámonos, ya  va a terminar el convite. ¨

Yeshua dijo:

¨ No Juan, ve con mi madre a llenar de agua los jarrones, y sirvan vino. ¨

María, Juan, Pedro, Andrés y Mateo fueron a llenar los jarrones de agua como Jesús había dicho y sorprendidos quedaron al ver que el agua en vino había convertido.

Juan el menor comenzó a gritar:

¨ Milagro, milagro, el agua se hizo vino. ¨

Todos los presentes sorprendidos quedaron con lo que había sucedido, los murmullos y la alegría sobre el vino no se hicieron esperar.

María llevo el vino a Yeshua y le dio un beso.

Yeshua le dijo a María:

¨ Gracias madre, gracias por ser tan bella. ¨

Al terminar de decir esto, Pedro gritó:

¨ Que hable Yeshua, que diga unas palabras. ¨

Jesús levantó y dijo:

¨ Hablaré corto pero extenso. ¨

 Alzando su tarrón y dijo:

¨ Esto es tan solo una parte de mi regalo. ¨

¨ El vino es vino y el pan es pan. ¨

¨ Pero el amor con amor siempre será pagado. ¨

¨ No hay palabra de unión mayor y de valor infinito, mas que la de mi Padre. ¨

¨ Así es que disfruten, sus vidas disfruten su amor, disfruten el conocerse, así como el entenderse y sobre todo vivan la experiencia de amar y ser amados hasta el final. ¨

¨ Y así como hace uno momentos se acabó el vino, y de un momento a otro vino hubo, así es la vida, así que disfrútenla. ¨

Al terminar de hablar Yeshua pidió música, levantó su copa de vino, y siguió feliz y bailando.

Juan impresionado a un con lo sucedido  y escuchando dijo a Jesús:

¨ Maestro como lo hiciste. ¨

Yeshua bailando aún sonriendo lo vio y le dijo:

¨ Disfruta las palabras de mi Padre, entendiéndola en tu vida. ¨

¨ El amor es como la fe, y no hay nada que no se pueda. ¨

Dichosos los que entiendan.

Y sí, esto es verdad, vimos disfrutar al Ángel Supremo como hombre, disfrutando una fiesta como cualquiera, pero sorprendiendo como ninguno ha hecho.

Feliz llegó y más feliz se fue a descansar después de aquella boda. Dichosos los que entiendan. 

Total Page Visits: 306 - Today Page Visits: 1

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: