Nació el 2 de agosto de 1925, en la ciudad de México, aunque siempre se dijo que había nacido en Morelia Michoacán, lugar al que siempre quiso y nunca negó, falleció el 22 de mayo de 2006 en México, Distrito Federal, a la edad de 80 años.

A Fernández le sobreviven su esposa Lucrecia Gris y 8 hijos, entre los que se encuentra Aldo que también es comentarista deportivo.

Ángel Fernández, es sin duda reconocido por el pueblo mexicano como el más grande narrador de fútbol en la historia de este deporte, en México, inició como reportero de un diario de la ciudad de México, después realizó narraciones de béisbol y boxeo, sobresaliendo por su estilo fluido y emocionante, fue hasta la década de los sesenta, en que el señor Emilio Azcárraga compró al equipo América, por lo que solicitó un buen narrador deportivo, ya que consideraba que en ese entonces las narraciones de futbol estaban muy acartonadas, y así fue como Ángel Fernández llegó a la televisora, con un estilo algo alocado, logró capturar el interés del público y por ende agradó al señor Azcárraga, de ahí en adelante Ángel Fernández se dedicó a la crónica futbolera, lo que lo llevó al gran éxito profesional.

Narró la inauguración del Estadio Azteca y durante los partidos de los mundiales organizados en México, en 1970 y 1986, su emoción y entusiasmo contagió a los espectadores, precisamente este fue su sello que sobresalió al narrar los partidos de futbol, fue creador de un estilo que hizo escuela y es imitado hasta nuestros días, transportando los partidos a un nivel excelso, muy superior a los que sucedía a veces en la cancha, son memorables sus crónicas y por ellas lo sitúan como una leyenda de la crónica deportiva al lado de un gran comentarista como lo fue Don Fernando Marcos.

A Fernández se le deben algunos de los apodos de jugadores más recordados de la historia del futbol mexicano, como los siguientes: “el niño de oro” a Hugo Sánchez; “el gato” a Miguel Marín, “el guama” a Rafael Puente; “confesor” a Miguel Ángel Cornero; “siete pulmones” a Pedro Nájera; “el gran Chaparral” a Carlos Reinoso”; “Cyrano” a Enrique Borja; “Kalimán” a Javier Guzmán; entre muchos otros.

También bautizó con nombres de guerra a algunos equipos: como “el rebaño sagrado” al equipo Guadalajara; “la máquina celeste” al Cruz Azul o “los leones negros” a la Universidad de Guadalajara.

Frases inolvidables de Ángel Fernández aplicadas al futbol como “a todos los que quieren y todos los que aman el futbol” al inicio de cada partido que narraba; este es “el juego del hombre”, al referirse al futbol, “niños y mujeres primero” en los momentos angustiantes del partido; “me pongo de pie” al hablar de alguien o sobre algún hecho sobresaliente.

Resumiendo su trayectoria, fue columnista deportivo, cronista de futbol tanto en televisión como en radio, conductor de programas radiofónicos, e incluso de animador en grabaciones musicales de varios grupos musicales famosos.

Aunque se enfocó su narración más al futbol, hizo narraciones también inolvidables de box, como las del encuentro entre “el ratón” Macías frente a Alphonse Halimi en 1957 desde Los Ángeles, California, y en la misma ciudad en 1858 la del “pajarito” Moreno frente al nigeriano Hogan Kid Basset, por el título mundial pluma.

Descanse en Paz el gran Ángel Fernández, veremos cuanto tiempo pasa antes que surja otro cronista deportivo de la misma calidad, ¡Honor a quien honor merece!

El Bardo.

Originally posted 2019-01-28 23:44:15.

Total Page Visits: 2217 - Today Page Visits: 2

DÉJANOS TUS COMENTARIOS Y CRITICAS AQUÍ...

A %d blogueros les gusta esto: